Policiales
Lunes 17 de Julio de 2017

En ausencia de sus moradores, robaron en dos departamentos de un edificio del macrocentro santafesino

Dos personas que viven en el mismo piso del edificio de Mendoza al 3300, sufrieron la rotura de la puerta de ingreso a sus departamentos y el robo de dinero y objetos de valor.

El domingo, cuando promediaba la tarde, una mujer de 72 años regresó a su departamento ubicado en una torre en Mendoza al 3300 entre San Lorenzo y Saavedra en el macrocentro de la capital santafesina, y cuando llegó a la puerta de ingreso, observó que estaba completamente violentada. La mujer no entró a su casa, e inmediatamente llamó al 911. Minutos después, llegaron agentes de la Comisaría 4ª y del Comando Radioeléctrico, que dialogaron con la víctima y subieron hasta el departamento vulnerado, cuestión que fue constatada por los efectivos que trabajaron en el procedimiento.

Embed


Otro departamento robado
Pero, la inspección ocular permitió que los uniformados recorran el piso hasta llegar al departamento en cuestión, entonces descubrieron que también había sido robado el departamento de un vecino de la mujer denunciante que está ubicado exactamente enfrente, en el que se veía la puerta forzada desde afuera. En ambos casos, los propietarios de los dos departamentos constataron no solo que habían sido vulneradas las puertas de ingreso a sus moradas sino que también se había producido la sustracción de dinero y elementos de valor.


Finalmente, los vigilantes hicieron una verificación en el resto de los departamentos que componen el edificio de propiedad horizontal, no constatando ninguna anormalidad. La puerta de ingreso al palier del inmueble no había sido rota, sino que una primera estimación de los investigadores que actuaron en este caso, es que los malhechores pudieron abrirla con otra llave, con una ganzúa o bien cuando salió o ingresó alguno de los consorcistas y no se cerró completamente, permitiendo el acceso de los cacos. También, resulta evidente que los hampones que asestaron el doble golpe, sabían de antemano que las dos personas mayores, y a cuyos departamentos ingresaron, no se encontraban en el momento en que cometieron el delito.

Informaron sobre la novedad al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó los peritajes criminalísticos de rigor en los departamentos robados, como el chequeo de las cámaras de vigilancia ubicadas en la zona.