Policiales
Sábado 02 de Julio de 2016

En dos meses hubo diez incendios domiciliarios

Escapando al frío. Los casos están vinculados con el uso incorrecto de estufas y calefactores. Desde la Agrupación Bomberos Zapadores aconsejaron tener prudencia

Escapar de los efectos del frío es algo que muchos desean hacer en esta época del año, al encender los calefactores o prender las estufas eléctricas para calefaccionar la vivienda. Sin embargo, son pocas las veces en las que antes de hacerlo, se realiza un chequeo general de los dispositivos que se usan para calentar los ambientes, sin tener en cuenta las consecuencias que esto puede llegar a generar.
En los últimos dos meses, en el ámbito de Santa Fe, el cuerpo de Bomberos Zapadores tuvo que atender un total de 10 casos vinculados con el mal uso de los artefactos. En esta cifra se incluyen aquellos que involucran tanto dispositivos a gas como estufas eléctricas.
Las cifras se desprenden del relevamiento que realizó el área de Técnicas y Pericias de la Dirección General de la Región Nº 3 de la Agrupación Bomberos Zapadores.
Mientras que en mayo hubo casi una decena de intervenciones en incendios con estufas, entre las causas figuran el uso incorrecto o la falta de atención a la ubicación que debe tener el artefacto. En junio, la cifra se redujo notablemente a tan solo dos casos.
"En mayo hubo ocho hechos a raíz de estufas que se colocan cerca de los colchones, de los muebles o por dejar elementos de carácter combustible, ropa a secar", explicó en diálogo con Diario UNO el jefe de la Agrupación Bomberos Zapadores de la URI, Omar Juan Aldorino.
"En realidad hemos tenido otros incidentes en otras épocas de baja temperatura, pero nos llamó la atención que en un mes tuvimos entre 8 a 10 salidas por estufa", aseguró Aldorino, quien explicó que a raíz de los reiterados sucesos que se dieron, se optó por iniciar una campaña de difusión y concientización en torno al tema. El objetivo principal fue recomendar medidas de prevención y el uso responsable de los artefactos alimentados a gas o a garrafa.
La gente se coloca muy cerca de los dispositivos a gas o de aquellos calefactores que se alimentan por medio de gas natural. Muchos de los incidentes son de naturaleza doméstica como, por ejemplo, en aquellos casos en los que se deja un repasador en la cocina para que seque o sobre aquella. "Utilizan distintos artefactos para secar las cosas y se descuidan", sostuvo el consultado.
En esa línea recordó que el 21 de mayo se registró un deceso en la ciudad de Santo Tomé, donde una persona murió a raíz del monóxido de carbono que se generó por el contacto de la estufa con el colchón.
El jefe de Bomberos barajó como una posibilidad el hecho de que muchas personas, con el deseo de calefaccionar el ambiente dejan los dispositivos encendidos. Una práctica que Aldorino aconsejó dejar de lado.
" No dejar la estufa prendida toda la noche, porque puede generar incendios por un mal funcionamiento o falta de mantenimiento del artefacto, una combustión incompleta y por ende la generación de monóxido de carbono", explicó el referente.

Falta de control

La llegada abrupta de las bajas temperaturas también colabora a que los usuarios, en vez de realizar un chequeo de todos los artefactos que funcionan a gas en el ámbito del hogar, procedan directamente a encenderlos.
"La falta de control y supervisión de parte de un gasista matriculado deriva en que el dispositivo se encienda y se use", sostuvo Aldorino. En ese sentido, aclaró que aquellos que utilicen gas, ya sea cocina, termotanque o calefón, deben mantener una llama color azul.
Los siniestros que se debieron atender en los últimos meses registran patrones comunes, como son la ubicación de las estufas, que se instalan en proximidad a los muebles, camas y colchones, sin guardar una distancia de seguridad prudente. "Si se tiene que calefaccionar un ambiente u otro tipo de lugares, hacerlo de forma responsable y dejarlo a una distancia segura", aconsejó el consultado.
Otra de las causas que generan incendios son las ondas radiantes, una de las formas de transmisión de calor que se da a través de radiación calórica.
Los hechos se dan durante la noche, cuando los integrantes de la familia descansan y no pueden prestar atención. "Años anteriores hemos tenido intoxicación por monóxido de carbono y han fallecido familias enteras porque dejan las estufas a la noche prendida", relató el jefe de Bomberos, al mismo tiempo que aconsejó ventilar los ambientes, dejar una ventana o puerta entreabierta.
Al momento de brindar pautas que colaboren a evitar incendios hogareños, Aldorino hizo hincapié en el hecho de hacer un uso responsable de los artefactos. Por otro lado, recomendó tener al alcance de la mano los números de los servicios de emergencia ante cualquier eventualidad, de esa manera se puede acudir de forma rápida. "Tener siempre a mano el teléfono para llamar al 911", finalizó el responsable de Bomberos.