Policiales
Viernes 16 de Junio de 2017

"¿En la heladera? ¡Por favor mirá!"

Los uniformados terminaron detenidos.

Dos policías de la Santa Fe fueron captados in fraganti cuando cobraban una coima para liberar a una persona.

El hecho ocurrió en la comisaría 12 de la ciudad de Rosario y dio origen a una investigación de Asuntos Internos de la Secretaría de Control del ministerio de Seguridad provincial, que se inició a raíz de una denuncia que radicó un hombre en la dependencia de Control ministerial. El denunciante expresó que, al ser detenido, los oficiales le pidieron dinero a cambio de su libertad.

Según indicó, el sábado pasado fue detenido por un caso de violencia de género y llevado a dependencias de la comisaría 12. Una vez allí, un oficial de policía le exige a modo de fianza la suma de 30 mil pesos en un inicio y luego 15 mil para recuperar su libertad.

Ante esto, se inicia una investigación por parte de la Secretaría de Control del ministerio provincial y la fiscal de Violencia Institucional, Karina Bartocchi, autoriza y verifica esta entrega controlada.

Con autorización de la Justicia, se decidió grabar la secuencia que ocurrió el miércoles pasado. Previo al pago se autenticaron los billetes. Una vez que fueron entregados, se irrumpe en la dependencia policial, donde encontraron dicho dinero en el sector de cocina de la comisaría.

Los dos policías quedaron imputados, uno de ellos por exacción ilegal y al otro por encubrimiento de dichas exacciones. La fiscal dispuso la liberación del hombre al que le pidieron la coima, aunque la causa por violencia de género sigue su trámite.

"Parece que algunos no entienden que la cosa cambió. Como dijimos desde el primer día, vamos a separar la paja del trigo. Policía que roba, va en cana. Policía que delinque, que tiene relación con el delito, va preso. Porque hay una fuerte decisión política del Gobierno de la Provincia para que así sea y nosotros la llevamos adelante en el Ministerio de Seguridad", afirmó el ministro de Seguridad de Santa Fe, Maximiliano Pullaro.

"La postura del Gobierno con la Policía es muy clara: trabajamos para equiparla, para formarla, para capacitarla, para darle jerarquía, para que tenga los vehículos que se merece, pero también somos implacables cuando detectamos que un policía comete irregularidades o tiene vínculos con el delito", sostuvo Pullaro, quien explicó que el año pasado se pasaron a disponibilidad a 250 efectivos policiales en toda la provincia y 140 fueron exonerados y destituidos.
Embed
Fuente Video: La Nación

Fuente Nota : La Nación