Policiales
Sábado 23 de Julio de 2016

En ocho años se redujo el número de presos alojados en comisarías

Así lo afirma parte de un informe realizado desde el Servicio Penitenciario. Para julio de 2017 proyectan que disminuya aún más la cantidad

En base a un informe de gestión realizado por las autoridades del Servicio Penitenciario de Santa Fe, esta semana se desprendió un dato que revela cómo en los últimos ocho años la cantidad de privados de la libertad, que se encontraban alojados en comisarías de la provincia, fueron trasladados hacia las distintas unidades penitenciarias.
Esta afirmación se tradujo en los números reportados, donde se explicó que desde diciembre del 2007 hasta la julio de este año la cantidad de presos distribuidos en dependencias policiales se redujo notablemente. Para 2007 había una cantidad de 2.309 internos detenidos en centros de detención dentro de la órbita del Servicio Penitenciario, mientras que en comisarías se encontraban alojados 2.332 presos. En contraposición y con una baja muy clara, para este 2016 las cifras dicen mucho: 3.978 en cárceles y 998 en dependencias policiales.
Desde el Servicio Penitenciario sostienen que de seguir así, se proyecta que el traspaso de presos en comisarías baje aún más en julio del 2017 y deje una suma de 4.754 privados de la libertad alojados en unidades penitenciarias y solo 222 en el ámbito policial. En este sentido y teniendo en cuenta que en la provincia hay alrededor de 300 presos de índole federal, se podría afirmar que el traspaso ya estaría dado en su totalidad.
Para que dicho traspaso se haya podido efectuar, se debió ejecutar una serie de obras dentro de las distintas unidades penales provinciales. Es el caso de la cárcel de Piñero, a 20 kilómetros de Rosario, donde se construyeron dos módulos con 160 plazas, mientras que en la actualidad se busca terminar otros dos módulos nuevos para albergar 320 presos más. Por su parte, la construcción de la Unidad Nº 16 de Pérez generó 320 lugares para alojar reos. De todas manaras, desde la cúpula del Servicio Penitenciario ven como un gran logro haber podido hacerse cargo de la Alcaldía de Rosario donde se generaron unas 500 plazas.
Según el titular de Asuntos Penitenciarios, Pablo Cococcioni, en el 2007 la mitad de los presos detenidos se encontraban alojados en comisarías. "Nuestra principal preocupación fue generar y llevar adelante un plan de obra pública carcelaria que nos permita hacer frente a esta realidad", aclaró.
"Realmente la baja de presos alojados en comisarías es asombrosa. Nosotros de tener prácticamente la mitad de los internos en dependencias policiales hoy por hoy tenemos una quinta parte, el 20 por ciento", destacó el funcionario que se encuentra en el ámbito penitenciario desde el 2011.
En cuanto a la proyección para el 2017, Cococcioni anticipó: "Con dos obras que se encuentran en marcha, el año próximo tendríamos 19 de cada 20 presos dentro de las penales. Es decir, quedarían un poco más de 200 en toda la provincia en distintas sedes policiales". En relación a ello, agregó: "Teniendo en cuenta que hay 300 presos de índole federal podríamos decir que ya estaría, en principio, cumplida nuestra labor de traspasar internos".
En tanto, resaltó la gestión: "Se generaron más plazas carcelarias en los últimos ocho años que en los ochenta anteriores juntos. Nunca hubo una generación de plazas carcelarias tan importante desde la construcción de la cárcel de Coronda", acotó.

Incremento de personal
Otro de los ejes que se resalta desde el Servicio Penitenciario provincial, es que el traspaso de presos alojados en comisarías a distintas unidades penitenciarias estuvo acompañado por la incorporación de mayor personal de custodia y de otras reparticiones carcelarias –traslados judiciales, por ejemplo. En esa línea, en el 2007 había una proporción de 2.221 presos y solo 1.570 agentes penitenciarios. Para el 2014, año donde se emitieron los últimos datos oficiales, se informó que en todas las cárceles de la provincia había 3.348 internos y la cantidad de personal se incrementó a 2.963.
Ante ello, Cococcioni destacó: "Nosotros empezamos con una relación de prácticamente un empleado y tres presos y ahora estamos uno y uno. Hoy por hoy tenemos 3.000 empleados penitenciarios y promociones que están a punto de ingresar para un total de casi 4.000 internos en toda la provincia de Santa Fe".

Con proyección al año próximo
Desde el ámbito penitenciario confían que para julio del 2017 la mayoría de internos alojados en comisarías –con condenas algunos– sean trasladados hacia las distintas cárceles de la provincia. Se pronostica que sean 200 presos en todo el territorio provincial. De todas maneras, se debe tener en cuenta la cantidad de presos por causas federales, los cuales deben estar en establecimientos para esos tipos de delito.
Proyección in.jpg

Los datos son fluctuantes
En el departamento La Capital, la cantidad de privados de la libertad alojados en comisarías dependiente de la Unidad Regional I se mantiene semanalmente entre 140 y 160. Los mismos se encuentran en diversas seccionales a la espera de una plaza en el Servicio Penitenciario. De manera similar a como sucede en las cárceles, los internos –mujeres y hombres– tienen horarios de visita un día en la semana y también durante los fines de semana. Fuentes consultadas al respecto dijeron a Diario UNO que cuando se realiza una visita, luego se efectúa una requisa en cada celda de las comisarías para evitar el ingreso de teléfonos o armas. A su vez, cuando existen problemas entre presos se determina una rotación. De todas maneras, se mantiene vigente la premisa de que los agentes policiales se encarguen de la prevención y no de custodiar a los presos.