Policiales
Jueves 09 de Junio de 2016

En un mes, el informe contable podría destrabar la causa Lerche

Investigación por fraude. La pericia contable es la prueba clave en el expediente que se inició en 2013 para determinar si el expresidente de Colón cometió algún delito cuando administraba los bienes del club 

En poco más de un mes podría salir a la luz el informe en el que está trabajando el perito contable dispuesto por la Justicia provincial para que revise los libros, actas y asientos del Club Colón de los últimos siete años. Esas conclusiones se convertirían en una prueba clave en la investigación que lleva adelante el juez Darío Sánchez, que desde el 2014 tiene en la mira al expresidente de la entidad deportiva, Germán Lerche, por administración fraudulenta. 
 
En términos generales, la denuncia de la Comisión Investigadora del propio club y las sospechas de la fiscala Mariela Jiménez giran en torno a un abanico de situaciones que se muestran irregulares: pases de jugadores vendidos en cifras millonarias que no fueron bancarizadas; cheques de 30, 50 o 100 mil pesos que salieron de las cuentas del club, pero que no se sabe con qué destino; el pago de sobreprecio en materia prima utilizada para las obras del estadio Brigadier López, y hasta inversiones bursátiles por más de medio millón de dólares.
 
“Se tomaron declaraciones testimoniales, se están haciendo peritajes informáticos, pero sin duda que la prueba más importante de la causa es la pericia contable. La investigación intenta determinar si –en el período investigado– los actos de administración del patrimonio social de Colón que firmó Lerche fueron realizados en violación de la ley o del propio estatuto de la entidad deportiva y si con esa maniobra hubo algún perjuicio”, explicó este jueves el abogado Leandro Corti que representa al Club Colón. 
 
 
En medio de la campaña
Mientras tanto, el ambiente de campaña que en estas últimas semanas invadió al club sabalero, que el domingo elige nuevas autoridades, también complica el movimiento del expediente. Es que el trajín electoral demoró la respuesta de Colón a los oficios que le mandó la Justicia, entre ellos le pedían un informe con la titularidad de los palcos en los años de la conducción de Lerche.
 
En contrapartida, y con la presión de más de dos años de investigación en su contra,el expresidente de Colón quiere que la Justicia provincial lo llame a indagatoria para poder ejercer su derecho de defensa. Así lo reiteró este jueves uno de sus abogados defensores, Gabriel Hernando.
 
“En cualquier otro tipo de causa, se llama a la persona a indagatoria y seis meses después, si no hay pruebas, la causa se cierra. Acá como no llaman a Lerche a declarar, está sufriendo una condena social larguísima”, cuestionó el letrado.
 
Además, opinó que la pericia contable no era necesaria porque “todos los balances del club fueron aprobados por la comisión directiva, por la asamblea de socios y por la Asociación del Fútbol Argentino”. Con ese argumento, Hernando sostuvo que si a todas las personas que ejercieran un cargo ejecutivo se le realizara una revisión de actos “no habría seguridad jurídica”.
 
La investigación de fondo tuvo su momento más álgido dos días después del descenso de Colón a la “B” Nacional, en mayo del 2014, cuando la Justicia santafesina allanó los domicilios de los integrantes de la excomisión directiva y requisó la sede del club en búsqueda de documentos que puedan probar que Lerche y sus secretarios utilizaron la caja de la institución con absoluta discrecionalidad.
 
En total, hubo cerca de 15 allanamientos en casas y oficinas de exdirigentes rojinegros, entre ellos, los domicilios de Rubén Moncagatta (exvice), Carlos Marín (extesorero), Marcelo Maglianesi (exsecretario) y Osvaldo Pradolini (exsíndico). Además del club y del estudio jurídico de Lerche, se llevaron importantes documentos. 
 
Meses después, comenzó la ronda de testimoniales, que tuvo 13 convocados. Entre los más destacados estuvieron el presidente de AFA, Luis Segura; los dirigentes Juan Carlos Crespi y Miguel Silva y el jugador más emblemático de los últimos años del Sabalero, Esteban Fuertes.
Gabriela Albanesi / galbanesi@uno.com.ar