Policiales
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Enterraron a Anahí con la pala de Bazán, uno de los detenidos

Un peritaje geológico cotejó los restos de tierra de la herramienta con los del pozo donde fue hallado el cadáver de la joven de 16 años

Una pala secuestrada en la casa de Marcos Esteban Bazán, uno de los dos detenidos por el crimen de la adolescente Anahí Benítez, fue utilizada para cavar el pozo en el que el 4 de agosto pasado hallaron enterrado a 20 centímetros de profundidad y a 231 metros del domicilio de dicho acusado el cadáver de la víctima, según confirmó un peritaje geológico.

Las fiscales de la causa recibieron ayer los resultados de un peritaje geológico en el que se cotejaron los residuos térreos de dos palas con la tierra secuestradas en la casa de Bazán y los del pozo donde fue hallado el cadáver de la víctima, en la Reserva Natural Santa Catalina de Lomas de Zamora.

"Una de esas palas, la más larga y en punta, fue utilizada en el pozo. Se tomaron tres muestras: una de la tierra removida que había sobre el cadáver, otra del interior de la excavación y de abajo de donde estaba el cuerpo y los tres cotejos dieron positivo. La pala tenía adherida la misma tierra de ese sitio", explicó una fuente judicial.

En tanto, respecto a la otra pala, también se levantaron rastros de tierra pero se confirmó que esa tierra era de los terrenos linderos a la vivienda, donde Bazán tiene el criadero de hongos.

Para las fiscales, este peritaje —realizado por geólogos y expertos de la Superintendencia de Policía Científica bonaerense— es otra evidencia que incrimina a Bazán en el homicidio, por lo que van a llevar el informe al juez de la causa para que lo incorpore al expediente y lo tenga en cuenta a la hora de resolver la situación procesal del acusado.

Según las fuentes, entre las pruebas valoradas por las fiscales para solicitar la prisión preventiva de Bazán se encuentran el perro que rastreó la presencia de Anahí (de 16 años) en su casa y su presencia en el sitio donde apareció el cadáver, y una tijera escolar que estaba en poder de la víctima y fue hallada en su domicilio.

En base a estos elementos, principalmente, Bazán fue imputado de "privación ilegal de la libertad y homicidio triplemente agravado por alevosía, por críminis causae y por violencia de género"; mientras que la defensa mantiene su postura de que el acusado no tuvo participación en el hecho.

El juez de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, también debe resolver la situación procesal del segundo imputado, Marcelo Sergio Villalba (40), a quien se le encontró el celular que había pertenecido a Anahí. Villalba se declaró inocente, aclaró que el celular lo halló tirado en la vía pública y negó conocer tanto a la víctima como a Bazán. El 29 de julio Anahí salió de su casa de Lomas de Zamora al no regresar, su familia denunció su desaparición. El 4 de agosto su cadáver fue encontrado desnudo.

.