Policiales
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Fue imputado por el robo de un arma pero quedó libre

Estaba detenido desde el viernes tras haber sido acusado de tirar tiros y robarle el arma a un agente de la Policía de Acción Táctica. El abogado presentó testigos, los cuales sindicaron al policía de ser el autor de los disparos en Los Troncos

El hombre acusado de sustraerle el arma reglamentaria a un suboficial de la Policía de Acción Táctica con servicios en Rosario, obtuvo la libertad luego de una audiencia desarrollada este miércoles en tribunales. El beneficio fue otorgado luego de que la defensa del imputado Alcides Matías C., logre, a través del testimonio de tres testigos, cambiar la versión plasmada en el acta de procedimiento policial –también la emitida por voceros del Ministerio de Seguridad– y así evitar quedar con prisión preventiva, tal como lo había solicitado el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Carlos Lacuadra.

•LEER MÁS: Imputaron a acusados de tirar tiros con un arma que sería de la PAT

El acusado había sido detenido -junto a otro hombre (Jonatan B.)- en las primeras horas del viernes, cuando en un episodio confuso, en la zona de Grierson y Mantovani de barrio Los Troncos, los efectivos de la Subcomisaría 12ª y del Comando Radioeléctrico lo arrestaron luego de que vecinos denuncien una serie de detonaciones.

El fallo judicial estuvo a cargo del juez de Primera Instancia, Sergio Carraro, quien aclaró que luego de la evidencia presentada por la defensa del imputado, "entró en crisis la apariencia de responsabilidad y se generó el principio "in dubio pro reo", el cual sostiene que si el magistrado tiene dudas, debe favorecer al acusado. De ahora en más,el acusado de portación y hurto de arma deberá transitar el proceso en libertad hasta tanto la investigación determine nuevos resultados, ya que se abrió otra pesquisa paralela desde Asuntos Internos de la Policía de la provincia para determinar qué fue lo que sucedió con el accionar del efectivo de la PAT, Norberto Manuel L., de 25 años.

La otra versión
Durante la audiencia realizada este miércoles en la Sala 2, el abogado defensor del imputado, Néstor Pereyra, solicitó el testimonio de tres testigos que explicaron otra versión de los hechos. En los testimonios, el más revelador fue el de la pareja de uno de los detenidos –Jonatan B.-, la cual aportó datos sobre lo que sucedió aquella noche. La mujer recordó que el suboficial Norberto Manuel L. y Alcides Matías C. llegaron hasta su vivienda.

Según narró, el suboficial de la PAT ingresó a la casa alcoholizado, por lo que ella le pidió que se retire pero el pedido no fue acatado por el policía ya que, según contó la mujer, el hombre después de unos minutos sacó su arma reglamentaria y se dirigió hacia afuera para efectuar disparos. Luego volvió a ingresar y amenazó a los presentes. Seguidamente, el sujeto se cayó al suelo y uno de los presentes -Alcides C.- tomó el arma y la dejó en una mesa de luz, mientras que el miembro de la PAT se retiró diciendo que "tenía más balas". En ese momento, arribó el personal policial y detuvo a los dos hombres en cuestión. Por su parte, unas horas después de la detención, la testigo contó que el efectivo policial se dirigió hacia la vivienda donde sucedieron los hechos y quiso saber a dónde había quedado su arma, la cual había sido secuestrada por el personal policial que actuó en el lugar. Seguidamente, el suboficial denunció -a las 7- que se la habían robado. Una vez culminado el testimonio, el defensor Pereyra consideró ante el juez Carraro que la medida de prisión preventiva era excesiva. "Las cosas no ocurrieron como está plasmado en el acta de procedimiento", destacó.

Libre pero bajo fianza
Al finalizar las partes, el juez Carraro le otorgó la palabra al imputado, quien ratificó los dichos de los testigos citados por la defensa y sostuvo: "Nosotros no robamos un arma y ni tiramos un tiro jamás". El magistrado resolvió ordenar la libertad para el acusado. Este beneficio deberá estar acompañado de una serie de medidas: comparecer cada 15 días en el MPA; constituir un domicilio; someterse al cuidado de un guardador; y además el pago de una fianza de 50.000 pesos.

"La versión de los hechos quedó absolutamente clara"
El abogado del imputado, Néstor Pereyra, destacó que la medida del juez Carraro fue justa y lógica. "La versión de los hechos quedó absolutamente clara", sostuvo el letrado en dialogo con la prensa.

Sobre las repercusiones que tuvo el caso en la órbita del Ministerio de Seguridad, que sostenían que hubo un supuesto alquiler de un arma 9 mm de parte del efectivo de la PAT para con uno de los imputados, Pereyra opinó: "No hay absolutamente nada en el expediente en torno a esa versión. Yo creo que las cuestiones judiciales se deben ventilar en el marco de los tribunales y las cuestiones políticas se dirimen dentro del Ejecutivo".

"La sensación que me queda honestamente es que un funcionario que cumpla con un rol dentro del Estado debe tener una conducta. No corresponde estar borracho, drogado y con un arma", dijo en relación al Policía de Acción Táctica involucrado en el episodio del viernes de la semana pasada.

Según se dio a conocer, la investigación será continuada por agentes de Asuntos Internos, los cuales en la jornada de este miércoles se presentaron en la Fiscalía del Ministerio Público de la Acusación para recolectar documentación de la causa.