Policiales
Miércoles 02 de Agosto de 2017

Hace cuatro meses conmovieron a todos con una FOTO; hoy son el centro de una triste noticia

Hoy miércoles, a las 8, en un edificio en 9 de Julio y General López, Juana López de 87 años y su cuidadora fueron castigadas por un sujeto que las ató y encerró para asaltar el departamento. En marzo, Juana fue fotografiada junto a su marido en Plaza de Mayo y la imagen tuvo una gran repercusión en las redes sociales.

Este miércoles por la mañana, una anciana y sus dos cuidadoras vivieron una mortificación interminable a manos de un violento individuo que ingresó al departamento del 8º piso de propiedad horizontal que está ubicado en la esquina de General López y 9 de Julio en el corazón del barrio Sur de la ciudad.

JULIA Y JORGE LOPEZ FOTO TIERNA VIRAL ASALTO GOLPES ANCIANOS AMOR

Embed



El hampón, que todavía se ignora cómo habría ingresado primero al palier, para luego llegar hasta el piso 8°, contaba con información necesaria para asestar un golpe en la vivienda que habita Juana López, de 87 años, y su marido.
La señora que cuida a ambos abuelos fue la primera víctima del maleante y luego la segunda cuidadora, Olga, de 58 años, fue brutalmente golpeada. El deleznable malhechor tampoco tuvo piedad con Juana López, ya que la hizo caer y esto le produjo una herida en la cabeza.


UNO Santa Fe tuvo acceso a una entrevista exclusiva en la salida del edificio de departamentos de propiedad horizontal cuando Juana López era trasladada a un centro asistencial, en compañía de María Susana, su hija, que no habita la vivienda pero que estuvo auxiliando a su madre, y que a pesar del terrible momento tuvo la amabilidad y gentileza de dialogar sobre el suceso.

Una sorpresa atroz
Hoy a la mañana, cuando faltaban algunos minutos para llegar a las 8, Olga llegó hasta el departamento de Juana López y de su marido, para cuidarlo y relevar a la mujer que cumple las mismas tareas durante el turno noche. Pero, cuando la mujer puso la llave para acceder al departamento, una fuerza incontenible abrió la puerta y un desconocido la introdujo por la fuerza. Aún se ignora y es materia investigativa, cómo llegó el delincuente a entrar al edificio, subiendo hasta el 8º piso.

Luego, sobrevino el castigo físico a Olga, a la que golpeó con insistencia con un caño en la cabeza y empujó a Juana López contra una pared: la abuela quedó lesionada y en muy mal estado. El desconocido, dominador de la situación, desparramó amenazas por doquier y obligó a la cuidadora nocturna a maniatar a Juana y a Olga y luego las encerró en una de las habitaciones de la vivienda. El esposo de Juana, que tiene 88 años, estaba en otra habitación del departamento y en ningún momento se enteró de lo que estaba ocurriendo.

"Eternos"
Tanto la abuela como su cuidadora coincidieron en afirmar que fueron los 20 minutos "más eternos" de sus vidas. Que ellas ignoran cómo el caco pudo ingresar al edificio de propiedad horizontal y agregaron que lograron soltarse las ataduras y llamaron al 911.
Luego, uniformados de diversas dependencias se abocaron a dialogar con las víctimas para tener un perfil del delincuente y anotar las cosas que se robó: dinero en efectivo –una cantidad mínima–, y todas las joyas de la familia. Los pesquisas mantuvieron la prudente discreción respecto de la existencia de cámaras de vigilancia en el interior del edificio como detalles que hacen al proceso investigativo, los que fueron debidamente informado al fiscal del MPA en turno.