Policiales
Miércoles 22 de Julio de 2015

Hay un detenido por el ataque y robo en la quinta del vicegobernador Henn

A la mañana fueron trasladadas cuatro personas a sede judicial. Una de ellas quedó tras las rejas. Los investigadores están a la búsqueda de otros dos sujetos.

Tras haberse recuperado del shock inicial, el martes por la tarde René Pozo pudo prestar declaración ante el fiscal Gustavo Urdiales, quien quedó a cargo de la persecución de los tres ladrones que el lunes a la tarde lo tomaron de rehén –hasta horas de la madrugada– y luego lo balearon en medio de un descampado, donde lo dejaron malherido. 
En esa declaración ante el fiscal, Pozo pudo dar más precisiones sobre cómo se produjo el asalto y hacer referencias a detalles que darían cuenta de que los ladrones sabían que la propiedad pertenecía a la familia del vicegobernador de la provincia de Santa Fe, Jorge Henn.
La casona donde se produjo el hecho está ubicada sobre la Ruta Provincial Nº 2, a pocos metros del cruce con el final de la avenida Aristóbulo del Valle, en el norte de la ciudad de Santa Fe.  Incluso, en declaraciones a la prensa, Pozo repitió una de las frases que le dijeron los bandidos: “Esos políticos de mierda, vos estás con ellos”. En ese marco, el fiscal fue cauteloso en confirmar el asalto direccionado como única hipótesis, pero sí reconoció que es una de las líneas de investigación más fuertes. 
En paralelo, este miércoles por la mañana, cuatro hombres mayores de edad fueron demorados en la ciudad de Recreo.  Tres de ellos posteriormente recuperaron la libertad. Uno de ellos anoche seguía detenido en Santa Fe, a la espera de la audiencia imputativa y de prisión preventiva que se desarrollarán este jueves y en las que se decidirá su suerte. 
Los arrestos fueron producto de allanamientos ordenados por la fiscalía que comenzó a buscar a los ladrones en la zona donde ayer se encontró abandonado el auto Renault 18 de color rojo, propiedad de Pozo, en el cual los individuos escaparon con el botín y utilizaron para llevar a la víctima hasta una zona de montes, en las afueras de Monte Vera. 
Los investigadores, tras la liberación de tres de los cuatro arrestados, están a la búsqueda de otros dos sujetos. Ese trío sería el que cometió el asalto. A quién permanece arrestado, los policías le encontraron pertenencias de Pozo, lo que acrecienta las expectativas de que la investigación va por el camino correcto. También trascendió que en la zona de los procedimientos, donde hay varias ladrillerías, los investigadores se toparon con varios ranchos que funcionan como aguantaderos. 
El fiscal Urdiales anticipó que las acusaciones que pesen sobre los autores del hecho van a ser más complejas que las de un simple robo. Por la gravedad de las heridas que le infligieron a la víctima y en las condiciones que lo dejaron, sería tentativa de homicidio. 
Además de llevarse objetos materiales, los delincuentes tomaron de rehén al cuidador de la propiedad, y tras más de ocho horas de encierro en las cuales comieron un asado, lo balearon y luego lo dejaron abandonado cerca de la laguna de Monte Vera, en una zona totalmente descampada y en medio de la madrugada. Pozo sufrió dos heridas de arma de fuego, una le rozó la columna y la otra le quebró el maxilar. Además tuvo un principio de hipotermia.