Policiales
Jueves 27 de Julio de 2017

Imputaron al hijastro del policía asesinado Pablo Cejas

La fiscal Martí le atribuyó cuatro hechos, de los cuales uno ocurrió en mayo de este año, donde habría efectuado disparos junto con su padrastro a una vivienda de José Doldán al 5800

Lucas Scarfone (21), el hijastro de Pablo Cejas –el suboficial de 46 años asesinado el pasado 17 de julio en barrio Yapeyú– fue imputado en los tribunales provinciales tras haber sido detenido el pasado martes con bombas molotov en su poder junto a otro joven.

La acusación estuvo a cargo de la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, María Laura Martí, la cual le atribuyó no solo ese hecho, sino que le sumó otros tres. Uno de ellos data de mayo de este año cuando fue denunciado por haber baleado una vivienda junto a Cejas en el norte de la ciudad.

• LEER MÁS: Cayó el hijastro de Pablo Cejas por intentar arrojar bombas molotov


El próximo sábado se debatirá si el joven –el cual se encontraba con una medida alternativa a la prisión preventiva desde 2015 por un robo calificado– termina alojado en un establecimiento del servicio penitenciario. "Existen elementos para solicitar la medida", dijo tras la audiencia la fiscal Martí.

Balas, amenazas y una molotov
Los cuatro hechos que la Justicia le impuso esta mañana a Scarfone fueron en su mayoría los ocurridos el pasado 25 de julio, cuando en Pasaje Carranza al 9500 terminó siendo aprehendido por la fuerza policial en momentos en que tenía en su poder, junto a Lucas Irrazábal (20), dos bombas molotov.




Sobre ese episodio, Martí le atribuyó que ese día fue hasta una vivienda donde comenzó a tirar cascotes de ladrillos. Horas después, volvió a ese mismo domicilio con las bombas molotov y amenazó a uno de sus ocupantes. "Brunito, vos ya me conocés", es uno de los dichos que figuran en la causa.
Martí consideró al respecto que esos tres hechos fueron calificados como "daños", "amenaza calificadas" y "tenencia de explosivos". Sobre este último, la fiscal indicó al juez Héctor Candioti, que remitirá la causa a la Justicia federal, ya que se trata de un delito que deberá ser investigado en ese fuero.

Junto a su padrastro
La fiscal acusó a Scarfone de haber baleado una vivienda en José Doldán al 5800 del barrio Nuevo Horizonte, en el extremo noreste de la capital provincial. Según Martí, ese día el hoy imputado y el suboficial Cejas se dirigieron en moto hasta una vivienda y allí descerrajaron cuatro tiros.
El peritaje reveló que los impactos de bala fueron con un arma de fuego tipo calibre 9 milímetros, lo cual genera sospechas en torno a si fue con el arma reglamentaria del efectivo abatido a tiros el pasado 17 de julio en Neuquén al 6400.

Un preso y el fantasma de Cejas
La audiencia de Scarfone no fue la única esta mañana en tribunales que tuvo algo referido –o por lo menos un vínculo– a la brutal ejecución que sufrió el suboficial que prestaba servicios en el Departamento de Operaciones (D3) de la Unidad Regional I.


• LEER MÁS: Crimen de Pablo Cejas: una línea investigativa apunta a conocidos del hijastro

Es que en la misma Sala 3, donde fue imputado el hijastro de Cejas, se dictó la prisión preventiva –a cargo del juez Jorge Patrizi– para Mauro N., alias "Maurito", un joven de 19 años acusado de haber sido quien –junto a otras dos personas– baleó a Walter Maximiliano "Bahiano" Gómez y a Jair Gómez, en Chubut y Reinares del barrio Santa Marta.

De aquella balacera, Bahiano Gómez murió veinte días después en el hospital José María Cullen, mientras que Jair sobrevivió y fue quien pudo contar lo sucedido ante la Justicia provincial.
Ese crimen, según la hipótesis oficial que trascendió tras la muerte de Cejas, podría haber sido el motivo por el cual el suboficial terminó siendo acribillado. Es que se sospecha de que el policía haya sabido quiénes podrían haber sido los autores del hecho. De todas maneras, para el fiscal Marchi –que investiga el caso de Gómez– no existen, por ahora, elementos para vincular ese asesinato con la ejecución a Cejas.