Policiales
Miércoles 15 de Junio de 2016

Imputaron en un crimen al evadido de la Comisaría 4ª

Se trata de Carlos B., alias Kaíto, quien el sábado pasado se escapó de la dependencia policial de barrio Roma. El sujeto había sido detenido tras estar sindicado en un homicidio ocurrido en abril de este año

El fiscal de homicidios, Jorge Nessier, imputó ayer a Carlos B., alias Kaíto, el joven de 22 años acusado de asesinar a Kevin Ramallo el pasado 28 de abril en barrio San Lorenzo. El funcionario judicial le atribuyó además haber sido autor de una tentativa de homicidio ocurrida en marzo y también la portación indebida de un arma de fuego de uso civil. 
Una muerte investigada
El crimen por el cual fue detenido Kaíto ocurrió en la tarde del 28 de abril, a las 15.30, aproximadamente. Kevin Ramallo circulaba por la intersección de Santiago de Chile y Uruguay cuando fue sorprendido por una persona, la cual le disparó hasta dejarlo tendido en el suelo. El joven de 20 años fue trasladado hacia el hospital José María Cullen, pero una vez ingresado, los medicos del área de Emergentología constataron el deceso a causa de los disparos recibidos: dos en el abdomen y dos en la zona del cráneo. 
En aquel entonces, la muerte de Ramallo comenzó a ser investigada por la Policía de Investigaciones, la cual, luego de dos meses, pudo identificar a quien sería autor del homicidio. Es decir, Kaíto. 
Una vez individualizado, los pesquisas de la PDI lo detuvieron el viernes pasado. Inmediatamente fue trasladado hacia la Seccional 4ª de barrio Roma ya que al día siguiente se había determinado imputarlo en tribunales. Pero de manera sorpresiva el sábado, en horas del mediodía, logró fugarse de la dependencia policial, en circunstancias no muy claras. 

Entre la fuga y la Justicia
La evasión de Kaíto, de 22 años, tuvo su ocaso el domingo al mediodía. Es que cuando efectivos de Acción Táctica patrullaban por barrio Barranquitas, vieron a un muchacho con similares características a la del evadido de la Comisaría 4ª. Ante el pedido de alto de los uniformados, Kaíto decidió escaparse del lugar y con mucha habilidad subió a un tapial de una vivienda y continuó una incursión de casa en casa. 
Dicho raid iba a continuar hasta la zona de ingreso a la autopista Rosario-Santa Fe, donde el personal del Comando Radioeléctrico logró interceptarlo y detenerlo. Posteriormente quedó al resguardo de agentes de la Agrupación Cuerpo, los cuales lo custodiaron hasta el día de ayer, cuando se le imputaron varios delitos. 

Seguirá detenido
Una vez en tribunales, Kaíto fue acusado por el fiscal Nessier por los delitos de “homicidio con arma de fuego” por la muerte de Ramallo, una “tentativa de homicidio” por haber disparado un tiro en una pierna a un joven. No obstante ello, también lo imputaron por la portación indebida de un arma de fuego de uso civil –un revólver calibre 38.
Para este jueves el imputado deberá afrontar una nueva audiencia donde el fiscal Nessier pedirá la prisión preventiva ya que existen ciertos riesgos procesales ante una posible fuga. 
Según se supo, extraoficialmente, Kaíto es un joven de perfil bajo y en la actualidad se dedicaba a realizar tareas de jardinería en la zona del barrio San Lorenzo.

La Fiscalía del MPA investigará la responsabilidad en la fuga
La fuga de Carlos B., no solo trajo consecuencias en el mismo, sino que a raíz de dicha evasión, en la Fiscalía del Ministerio Público de la Acusación se abrió una causa para determinar la culpabilidad del hecho. En este sentido, el fiscal Estanislao Giavedoni investigará si existió alguna responsabilidad del hecho ocurrido el sábado pasado.
Delito
En este sentido, la calificación jurídica que podría darse en este tipo de casos se denomina, por lo general, “favorecimiento culposo de la evasión”, el cual es un delito excarcelable para quien esté imputado en la causa. 
Vale recordar, que Carlos B., se escapó de la Comisaría Cuarta, ubicada en Tucumán al 3500, en horas del mediodía del sábado. El mismo había sido trasladado hasta aquella dependencia en la noche del viernes luego de haber sido detenido por agentes de la Policía de Investigaciones. 
Un día después, por razones a establecer, pudo lograr escapar de la guardia que lo tenía custodiado para ser imputado en los tribunales santafesinos por la muerte de Kevin Ramallo. 

Ignacio Mendoza / ignaciomendoza@uno.com.ar