Policiales
Sábado 22 de Agosto de 2015

Investigan el robo de caballos como móvil del crimen de Bº Los Troncos

Agustín Coronel (25) fue ultimado en la esquina de Larrea y Presbítero Pérez. Los sicarios le destrozaron las piernas con 12 tiros. La alevosía de las heridas que los victimarios le provocaron a Agustín hizo que la versión de la venganza rápidamente cobrara fuerzas entre los investigadores.  

Agustín Coronel tenía 25 años. El viernes a la noche fue asesinado de al menos 12 balazos en el barrio Los Troncos. Todos los disparos fueron en sus piernas, tan de cerca, que hasta algunas de las balas atravesaron  las extremidades y quedaron enterradas en la calle de tierra, en la esquina de Larrea y Presbítero Pérez, en el extremos norte de la ciudad. 
La unidad de fiscales de homicidios, comenzó a tomar las primeras declaraciones. La alevosía de las heridas que los victimarios le provocaron a Agustín hizo que la versión de la venganza rápidamente cobrara fuerzas entre los investigadores.  
Sin embargo, con el correr de las horas también se conoció que la víctima cuidaba ocho caballos de carrera en su casa, ubicada a metros de donde cayó muerto, y que dos de esos animales, y un pony, faltaban de los boxes que les había armado en el patio de su casa. 

Como campana
Ese dato, abrió una nueva línea de investigación. Los pesquisas creen que el robo podría haber estado ocurriendo cuando Agustín llegaba a su casa con su novia, a bordo de una moto Honda Storm  y que quienes lo atacaron fueron dos ladrones que estaban actuando de campana. 
“Por el momento no descartamos ninguna hipótesis. Todavía es demasiado pronto y se están recabando testimonios. La pareja de Coronel declaró y pudo aportar algunos detalles que pueden ser útiles para la causa, pero no hay nada definido todavía. Incluso hay otras líneas de investigación que tampoco se descartan”, dijo ayer el fiscal regional Ricardo Fessia. Mientras tanto, ayer todavía se esperaban los resultados de los peritajes balísticos. Varios de los casquillos encontrados serían de un arma 9 milímetros, pero no descartan que algunos de los disparos haya salido también de un arma calibre 38. 

Emboscada
Por su parte, la fiscala Cristina Ferraro confirmó que la reconstrucción del hecho, hasta el momento indica que Coronel y su pareja llegaron a la esquina de Larrea y Presbítero Pérez a las 20.40 y que allí los interceptaron dos hombres que también estaban en una moto, y que con amenazas, les exigieron que les entregaran la Honda Storm en la que viajaban.
Ambos se bajaron de la moto, pero Coronel no les dio la llave de manera inmediata y entonces fue cuando le dispararon en el pie, y cayó al piso. Pero la agresión no frenó, mientras la chica gritaba y pedía ayuda, los atacantes siguieron baleando a Coronel, a quien se le contabilizaron siete balazos en la pierna izquierda, que se le fracturó en tres partes y otros cinco disparos en la derecha. 
La víctima fue auxiliada por los vecinos de la zona que lo trasladaron en la parte trasera de una camioneta al Hospital Mira y López, desde allí fue llevado hacia al Hospital Cullen, donde ingresó fallecido. En el camino había perdido mucha sangre y los médicos no lograron estabilizarlo. 
“Nosotros no investigamos a la víctima. Lo que sí hacemos es reconstruir sus lazos y relaciones para determinar si alguno de esos vínculos podría estar asociado al ataque”, dijo ayer Ferraro, al ser consultada sobre si la víctima contaba con antecedentes.