Policiales
Sábado 15 de Agosto de 2015

La banda del cordobés cayó porque una de las víctimas anotó la patente

Habían cometido más de 10 asaltos en el Gran Santa Fe. El domingo  les imputaron varios delitos, entre ellos asociación ilícita. Quedaron detenidos  con prisión preventiva 

La banda del cordobés, responsable de al menos 10 atracos en el gran Santa Fe, quedó tras las rejas esta semana, luego de recibir severas imputaciones de la fiscalía, y que el juez Héctor Candioti resolviera dictarles la prisión preventiva. 
 
Las detenciones se produjeron el sábado 8 de agosto, menos de 24 horas después del último robo. Ese día, al filo de la medianoche, cayeron detenidos cinco bandidos que se dedicaban al robo de viviendas y autos en la capital provincial, en Sauce Viejo, Franck y en la ciudad de Paraná.

LEER MÁS: Cayó una banda de ladrones que robaba casas, comercios y vehículos en la región litoral
 
El depósito en Arroyo Aguiar 
La investigación incluso llevó a los pesquisas a la localidad de Arroyo Aguiar, donde se allanó un galpón que la banda utilizaba como una especie de aguantadero y depósito de los botines. Entre otros objetos, encontraron gran cantidad de ropa que había sido robado en el mes de julio, en un comercio de indumentaria de la ciudad de Franck.
 
Mientras que en la ciudad de Santa Fe, escondían los objetos robados en casas ubicadas en los barrios de Las Flores I, El Pozo, Villa María Selva y Los Hornos. En esos operativos, llevados adelante por la Policía de Investigaciones, secuestraron celulares, ropa, una pistola 9 milímetros, una moto que había sido robada en barrio Roma –, que contaba con pedido de secuestro activo– y hasta una Toyota que habían robado en Sauce Viejo en mayo.
 
Con el cúmulo de elementos, el domingo pasado se les realizó la audiencia, en la que tres de los cinco detenidos fueron imputados por la fiscal Milagros Parodi. Se trata de Elbio Pérez, José Cardozo y el cordobés Alejandro Arizmendi, que actuaba como jefe de la banda.
 
Sin salida
Todos fueron acusados por los delitos de asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad, robo calificado por el empleo de arma de fuego, robos calificados reiterados cometidos en poblado y en banda, hurtos calificados reiterados y tenencia ilegítima de arma de guerra.
 
Mientras que los otros dos, que eran menores de edad, quedaron a disposición del Juzgado de Menores. Al día siguiente, a los tres imputados el juez Héctor Candioti les dictó, además, la prisión preventiva.
 
La investigación comenzó tras un robo ocurrido el viernes 7 de agosto, en una casa de barrio Sur, ubicada sobre la avenida General López al 2800. Vecinos de las víctimas lograron divisar el auto en el que escapaban los ladrones y el dato de la patente, fue el puntapié inicial para la persecución.
 
Con las letras y la numeración de la patente, los investigadores determinaron que el auto estaba registrado en la ciudad de Córdoba y que estaba a nombre de una mujer. Ella terminó siendo la hermana de uno de los detenidos. Entonces, se ordenó una intervención telefónica y así se logró ubicar a los ladrones.
 
A la medianoche del sábado 8 de agosto, y después de la ejecución de media docena de allanamientos que contaron con la colaboración del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), y del Cuerpo Guardia de Infantería, todos dependientes de la Unidad Regional I, los sospechosos fueron apresados. 
 
En diálogo con Diario UNO, el fiscal regional Ricardo Fessia reconoció que es frecuente la participación de personas de otras provincias en hechos ocurridos en Santa Fe: “Es una ciudad grande que, a diferencia de un lugar más chico, todos se conocen y tiene muchas fronteras cerca. Incluso el cruce a Entre Ríos es muy rápido. Tenemos casos de cordobeses que están detenidos por hechos en distintos lugares del departamento Las Colonias también”.
 
En la misma línea recordó como ejemplo la banda dedica a los secuestros virtuales que fue desbaratada en junio y que tenía integrantes bonaerenses, y uno de los autos que usaban estaba registrado en la provincia de Corrientes.