Policiales
Miércoles 02 de Agosto de 2017

La búsqueda del avión desaparecido se reanudó a pesar del mal tiempo

Ayer el comité de emergencia coordinó rastrillajes en la zona cercana a Rosario y Santa Fe y Paraná, debido a que en esos lugares la meteorología era mejor que en el Delta y se podía trabajar con menores dificultades en procura de ir descartando posibilidades.

La búsqueda del avión desaparecido hace ocho días se reanudó ayer con las limitaciones del mal tiempo, que impidieron la participación de aviones en el operativo, informó la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac).

A causa del techo de nubes a baja altura, las lluvias intermitentes, crecida de ríos, y ráfagas de viento, las operaciones aéreas sólo fueron posibles hoy con helicópteros oficiales, según un comunicado de la Anac. Por agua se mantiene la intensidad de la búsqueda con patrullas de reconocimiento de Prefectura Naval Argentina y Armada Argentina, que recorren con distintos tipos de embarcaciones las zonas asignadas.

Algunas de estas lanchas y barcos están equipados con tecnologías que permiten la detección de objetos sumergidos, y una (aportada por el Ente Nacional de Comunicaciones) con equipos para rastrear posibles emisiones de señales de balizas de emergencia por la zona del Río de la Plata.

La Armada Nacional de Uruguay trabajó con dos embarcaciones, rastrillando las costas del país vecino. Por tierra se logró, a pesar del clima, desplegar todos los recursos terrestres de Prefectura Naval Argentina que volvieron a patrullar las zonas establecidas por el Comité de búsqueda, además de tomar nuevamente contacto con los pobladores para seguir aportando información al rastreo.

Ayer el comité de emergencia coordinó rastrillajes en la zona cercana a Rosario y Santa Fe y Paraná, debido a que en esos lugares la meteorología era mejor que en el Delta y se podía trabajar con menores dificultades en procura de ir descartando posibilidades.

En tanto, por tierra, los efectivos de Gendarmería Nacional debieron replegarse anteayer debido a la crecida de los ríos, y ayer habían retomado los rastrillajes, aunque limitados por la misma condición, ya que hay zonas que quedaron anegadas en las últimas horas y que hace una semana no se encontraban bajo agua.

El avión Mitsubishi matrícula LV-MCV perdió contacto con la Torre de Control el lunes de la semana pasada a las 14.40 tras haber despegado cinco minutos antes del aeropuerto de San Fernando y luego de haber mantenido una conversación donde se le informaba a los pilotos que no funcionaba el "transponder". A bordo estaban los pilotos Matías Ronzano y Emanuel Vega, y Matías Aristi, hijo del propietario de ese turbohélice bimotor y dueño de la compañía agropecuaria Aibal SA, una de las más importantes de Bragado.