Policiales
Jueves 28 de Abril de 2016

“La causa de mi hijo creo que está tapada de tiempo”

Así lo expresó Jorge Toffolini en relación a la muerte de su hijo Esteban, el cual fue asesinado en abril del 2014. El joven de 29 años fue ejecutado con dos balazos cuando le robaron la moto. Los criminales nunca fueron detenidos

Hace dos años atrás, Jorge Toffolini, se encontraba en su casa de barrio Las Flores junto a su familia. Era una reunión familiar para festejar su cumpleaños número 63. La noche transcurría y solo faltaba Esteban, el hijo de Jorge. El mismo había ido al Instituto Nº 12 aquella tarde del 29 de abril del 2014 ya que cursaba el primer año de la carrera de Archivística. Corrían las 23 y Esteban no había llegado hasta su casa, situación que llamó la atención de sus familiares. Minutos más tarde, el timbre sonó en la vivienda y Jorge se dirigió hasta la puerta sin esperar que iba a recibir semejante noticia: “Mataron a su hijo para robarle la moto”, dijo un agente policial. De ahí en más, el dolor nunca se fue en la familia Toffolini. Hoy se cumple un nuevo aniversario y todavía no hay personas ni detenidas ni identificadas por aquel homicidio en ocasión de robo. 
“Era mi cumpleaños. Íbamos a pasar un rato juntos. Cuando ya se hacía tarde, escucho el timbre, salgo y era la policía para decirme que lo habían matado. Fue el regalo de cumpleaños que me dio la vida”, recordó Jorge en diálogo con Diario UNO. “Sentimos mucha impotencia al no poder resolver el caso de mi hijo, el cual ya no lo puedo recuperar pero por lo menos quiero obtener justicia por él”, confesó.

Sin avances en la investigación
“¿En que estado está la causa?”, le preguntó Diario UNO, a lo que el padre de la víctima respondió de manera sintética: “La causa de mi hijo está tapada de tiempo”. En efecto, el caso de Esteban sigue impune y sin tener algo resuelto a pesar de que el 1 de mayo del 2014, el personal de la Agrupación de Unidad Especiales de la UR I aprehendió a varias personas sospechosas pero no pudieron ser identificadas como las autoras del crimen. 
No obstante ello, la autopsia del médico forense reveló que el joven de 29 años murió a causa de un balazo que impactó en la zona torácica y que rompió la vena aorta. A su vez, hubo otro impacto de bala en uno de sus brazos. “Eso significa para mí que él no quiso parar en la moto cuando lo fueron a asaltar”, sostuvo Toffolini.
“En la Fiscalía me han dicho que el caso está detenido porque lo único que había era una testigo que no alcanzó a reconocer a los agresores. La misma mencionó como que no tenían cascos, pero nadie puede ir a pie con casco, es muy difícil eso”, comentó el padre de la víctima. En tanto agregó que a raíz de que comenzó la investigación, el hombre fue amenazado por buscar justicia para su hijo muerto. “Un día se me acercó una persona y me dijo que me iba a matar”, explicó.

En medio de críticas y análisis
A raíz de la muerte de Esteban, su padre debió transitar ciertos estratos de la Justicia para por lo menos saber en qué estado se encuentra la causa. Ese camino ha generado ciertas visiones en torno a la seguridad de la ciudadanía. “Yo quisiera que se tenga en cuenta la protección al testigo y la recompensa al testigo y la figura del arrepentido”, opinó Toffolini sobre los cambios que, para él, deben realizarse en el procedimiento penal. 
“Realmente creo que vivimos en una sociedad en riesgo. Realmente creo que hace falta voluntad política”, concluyó el padre de Esteban.

Las balas que impactaron al joven son una pista para la causa
“Es un arma que ya no se usa. La policía usaba ese tipo antes”, dijo a Diario UNO Toffolini en relación a cuál podría haber sido el arma de fuego que se utilizó para asesinar a su hijo en la noche del 29 de abril del 2014 sobre calle Espora al 4200. Según relevó el informe balístico realizado por la Policía Científica, se pudo detectar que las balas que hirieron al joven de 29 años fueron de tipo calibre 11.25. “La gente dice que no escuchó detonaciones comunes de balazos, sino que sintieron dos explosiones. Con eso quiero decir que hubo una gran magnitud del impacto”, señaló Toffolini. Por lo tanto, la búsqueda del familiar apunta a que cuando se encuentren armas de ese tipo en distintos procedimientos, la policía de aviso a la Fiscalía. 
Vale recordar que el jueves 1 de mayo del 2014 la Agrupación Unidades Especiales junto al Cuerpo Guardia de Infantería y Operaciones Especiales realizaron allanamientos en distintos barrios del norte de la ciudad. En esa oportunidad, se detuvieron a varios sujetos mayores de edad y además fue secuestrada un arma de fuego 38 S&W con seis cartuchos. De todos modos, aquellas detenciones no sirvieron para la causa ya que ninguna de las personas habría tenido vínculo con el homicidio de Toffolini.

Ignacio Mendoza    / ignaciomendoza@uno.com.ar