Policiales
Jueves 13 de Julio de 2017

La historia del frustrado escape de la subcomisaría 17ª: ¿por qué el preso estaba detenido?

Lo detuvieron el viernes por un robo de bicicleta pero terminó siendo imputado el domingo por "tentativa de evasión". Tiene 28 años y varias causas abiertas.

Atascado y en calzoncillos. Así fue presentado ante la opinión pública el supuesto preso, que el miércoles se hizo "famoso" por haber intentado escapar de la Subcomisaría 17ª de Loyola Sur.

La huida se frustró y terminó siendo ventilada en los medios de comunicación como un hecho insólito. ¿Qué motivó que quiera escapar? ¿Por qué estaba detenido en esa dependencia?, son algunas preguntas que terminaron siendo reveladas en las últimas horas por UNO Santa Fe.

La historia comenzó en la mañana del viernes 7 de julio, cuando pasadas las 11.35, agentes del Comando Radioeléctrico interceptaron a dos ciclistas que circulaban por José Gollán de norte a sur. Los mismos fueron identificados por los efectivos, pero ante la carencia de documentación de ambos los trasladaron a la seccional policial.

El motivo: estar sospechados de haber robado una bicicleta.

Así, ambos muchachos fueron llevados hacia la Subcomisaría 17ª y alojados allí en calidad de "aprehendidos" por "robo". Quizás por esta razón, uno de ellos –el del video–, identificado como Francisco G. de (28), intentó huir de la dependencia a las 14 de ese mismo día.

Embed


Cuando quiso hacerlo, terminó atascado entre la reja y un boquete que ya se encontraba en el techo de la dependencia. Seguidamente vinieron los registros fílmicos (hechos por policía, cabe aclarar) que convirtieron al muchacho, el cual cuenta con varias causas abiertas en el Ministerio Público de la Acusación desde 2015, en el protagonista de un hecho insólito.

Trasladado por una sospecha, imputado por otro

Tras su intento de fuga, Francisco G., fue imputado en la jornada del domingo por la fiscal Carolina Parodi quien le atribuyó la "tentativa de evasión" de la dependencia. En tanto, la funcionaria desistió de no atribuirle el primer delito por cual fue trasladado. Es que la falta de pruebas de parte de los efectivos del Comando Radioeléctrico para incriminar al muchacho en un supuesto robo de bicicleta se hicieron evidentes.

Por tal razón y luego de un acuerdo entre la Defensa y Fiscalía, el juez Héctor Candioti dispuso la libertad con una serie de medidas alternativas: fijar domicilio, quedar bajo la guarda de su pareja y presentarse mensualmente en el MPA.
.