Policiales
Jueves 05 de Octubre de 2017

La mujer que mató a sus hijos quedó internada en un hospital psiquiátrico

Nadia Gisella Fucilieri, de 29 años, asesinó el miércoles a sus hijos, de 4 y 2 años, y luego intentó suicidarse. El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en Santa Fe al 1800 en San Miguel de Tucumán.

Nadia Fucilieri, la joven que intentó quitarse la vida luego de asesinar a sus dos hijos en una vivienda de Santa Fe al 1.800, quedó hoy internada en el Hospital de Salud Mental Nuestra Señora del Carmen.

La decisión de llevar a la mujer de 29 años al psiquiátrico fue tomada por los profesionales que la atendieron en el Padilla. Según se informó, temen que Fucilieri pueda intentar quitarse nuevamente la vida. Es por eso que solicitaron que sea atendida por más de un especialista y así pueda recibir mayor atención psquiátrica.

Ayer, después de ser encontrada en la casa con los cuerpos de sus hijos, Fucilieri fue trasladada al Centro de Salud para que la atendieran de las heridas que se había provocado con el mismo bisturí con el que habría asesinado a los pequeños.

Cerca del mediodía fue dada de alta, pero se la llevaron al Hospital Padilla. En ese momento, los médicos establecieron que no podía ser trasladada a una dependencia policial porque había perdido mucha sangre y podía descompesarse.
NADIADOS.jpg

Por ese motivo, quedó internada con custodia policial y de especialistas en el Padilla, pero hoy fue derivada al del Carmen.

El peor escenario
El drama se desencadenó ayer antes de las 9, en un domicilio de Santa Fe al 1.800. Una pariente, como lo hace todos los días, pasó por la casa de la joven, que es enfermera, a retirar a los niños para llevarlos al jardín. Ingresó a la casa y se encontró con un desgarrador cuadro. La joven estaba sangrando y los dos pequeños yacían sin vida en una cama. Avisó a la Policía, que arribó poco después y detuvo a la madre.

La carta sin manchas
Lo primero que se encontró en el comedor de la vivienda fue la carta que Nadia Fucilieri le escribió a su ex, con quien estaba separada desde enero. No había restos de sangre en el papel, por lo que se cree que redactó esa nota antes de acabar con la vida de los pequeños, dijo una fuente. "Hijo de puta ahora vas a sentir culpa... Vas a pagar por cada gota de sangre de tus hijos". Esa habrían sido algunas de las palabras que escribió en la misiva.