Policiales
Viernes 21 de Abril de 2017

La trágica historia de vida de la mujer encontrada muerta en el norte de la ciudad

Hace diez años, Malvina Santa Cruz vivió una terrible historia de violencia machista. Hoy su cuerpo apareció sin vida en el norte de la ciudad, y las causas están siendo investigadas

Una tarde de agosto de 2007, Malvina Santa Cruz se acercó a la comisaría de Santa Rosa de Lima para denunciar los golpes y maltratos que Jorge Miguel Ángel Sandoval, su concubino por más de una década, le propinaba en su hogar. Un profesional de la fuerza la revisó y el expediente del caso fue girado a Tribunales.

•LEER MÁS: La familia identificó el cuerpo de la joven hallada muerta a metros de Blas Parera

Cansada de la violencia, Malvina decidió por esos días separarse de Sandoval quien dejó la casa en Mendoza al 4400 para mudarse a pocos metros. Durante la relación, tuvieron a Micaela y Ludmila de 8 y 4 años a quienes él continúo visitando de manera regular.

El viernes 18 de octubre de ese año, Malvina volvió a la comisaría para establecer la separación, y comunicar que comenzaría a gestionar los trámites tanto para obtener la custodia permanente de sus hijas como para obtener la ayuda por alimentos. Por esas tardes, ella recibía mensajes de texto con terribles amenazas de él con la intención de disuadir la separación.

•LEER MÁS: "Ahora es momento de dolor, llorar y despedir a mi hermana"

Lo que vino después puede ser narrado solo como una película de terror. El 22 de ese mes, Sandoval pasa a buscar a sus hijas para pasear. Después de pasar la tarde, llevó a las nenas a su casa en Vera al 4500 donde las arropó en sus camitas. Minutos después, cuando dormían, sacó un revólver calibre 38 largo y les disparó a ambas en la cabeza.

Los vecinos y Malvina escucharon los balazos y corrieron hasta encontrarse con el peor de los escenarios. Sandoval se había dado a la fuga por pasaje Braille en el oeste de la ciudad.

El femicida caminó hasta calle Derqui, y cuando se encontraba justo detrás del Cementerio Israelita ante la vista de todos puso el mismo arma contra el lado derecho de su cabeza, apretó el gatillo y se voló la sien.

•LEER MÁS: Encontraron muerta a una mujer en un baldío del norte de la capital santafesina

Las nenas estuvieron varias horas internadas en terapia intensiva en el Hospital Orlando Alassia pero ninguna sobrevivió.

Lo que vino después fue un ida y vuelta de acusaciones entre distintos organismos del Estado por la falta de acciones y decisiones en torno a las denuncias realizadas por una mamá que jamás tuvo ni respuestas ni justicia.