Policiales
Domingo 08 de Octubre de 2017

Los psiquiatras determinaron que la mujer es peligrosa para los demás

La pericia psiquiátrica realizada a Julieta Silva, la acusada de atropellar y matar a su novio, un rugbier de 26 años, a la salida de un bar de la ciudad mendocina de San Rafael, determinó que "puede ser peligrosa para terceros".

La pericia psiquiátrica realizada a Julieta Silva, la acusada de atropellar y matar a su novio, un rugbier de 26 años, a la salida de un bar de la ciudad mendocina de San Rafael, determinó que "puede ser peligrosa para terceros".

Según informaron fuentes judiciales, el informe que recibió en las últimas horas la fiscal Andrea Rossi que investiga la muerte del joven Genaro Fortunato, complica más la situación de Silva. La mujer de 29 años está acusada por el delito de "homicidio agravado por el vínculo y por alevosía" y el próximo martes la Justicia mendocina podría dictarle la prisión preventiva, motivo por el que permanecería presa hasta que se realice el juicio oral.


En el informe realizado por los peritos se destaca que la mujer "puede ser peligrosa para terceros" y además que los médicos no están "en condiciones de garantizar que ella pueda acceder al beneficio de la prisión domiciliaria".

El grave hecho ocurrió el pasado 9 de setiembre a la noche a la salida del bar "La Mona", de la ciudad de San Rafael, lugar al que la víctima había ido con Silva, que era su pareja.

Luego de un incidente en el interior del local, ambos salieron. Ella subió al auto y atropelló y mató a su novio. Lo más grave es que Silva dio una vuelta en "u" para volver a atropellar al joven, que ya había sido golpeado por el auto. En este segundo impacto, Fortunato sufrió hundimiento de cráneo, lo que determinó su muerte. Ella quedó detenida en ese momento.


Silva dijo que esa noche olvidó llevar con ella sus lentes _su familia aseguró que sufre astigmatismo_ y que "no vio "a su novio caído en el suelo antes de atropellarlo.

Pero testigos contaron en sede judicial que vieron al rugbier tratando de impedir que ella se fuera y que entonces Silva le pasó por encima con su auto.

Sin embargo, la versión que dio la acusada ante la Justicia es que nunca tuvo intención de lastimarlo y que ella volvió "para darle el celular". Sin embargo, el hecho es que lo atropelló por segunda vez.

En tanto, se supo que el resultado de los estudios toxicológicos realizados tanto al cuerpo del joven rugbier como a su novia, revelaron que ambos estaban alcoholizados.