Policiales
Martes 07 de Febrero de 2017

Macabro hallazgo de los cadáveres de una madre y su hija enterrados en una casa

Ambas eran buscadas desde el 28 de enero. Fueron encontrados en las últimas horas enterrados en el patio de una casa de la localidad bonaerense de Punta Lara, partido de Ensenada.

Los cadáveres de una mujer y su hija adolescente, que estaban desaparecidas desde el 28 de enero pasado, fueron encontrados en las últimas horas enterrados en el patio de una casa de la localidad bonaerense de Punta Lara, partido de Ensenada, y la Policía buscaba a la pareja de la mayor de las víctimas.

Un jefe policial informó que los cuerpos de Maruja Pérez Chacón, de 50 años, y de su hija de Shirley Cielo Barrientos, de 15, ambas de nacionalidad peruana, fueron llevados a la morgue judicial de La Plata para ser sometidos a distintas pericias que permitan establecer las causas de sus muertes.

Los cadáveres fueron encontrados enterrados en el patio de una casa ubicada en la calle Brown, de Ensenada, frente al camping policial, cuyo inquilino estaba siendo buscado por la fuerza de seguridad.

"Me mandé una cagada", les dijo el prófugo, de apellido Hidalgo, al anunciarle a sus compañeros que renunciaba al trabajo, según relató esta mañana la secretaria de Seguridad del municipio, Susana González.

Según la funcionaria, "madre e hija, que vivían en Moreno al 200, de Ensenada, el 28 de enero se fueron a Punta Lara a pasar el día con un amigo y desde ese momento se perdió todo contacto con ellas".

Una amiga de la mujer mayor, de 52 años, al no tener noticias de ambas, denunció la desaparición en la comisaría primera de Ensenada.

González explicó que "los cuerpos de madre e hija fueron hallados enterrados cerca de la parrilla de la casa, a casi un metro de profundidad, en un pozo de unos dos metros de largo por uno de ancho. Primero estaba el de la chica y debajo el de su madre".

Ambas estaban desnudas y envueltas por bolsas de nailon y frazadas.

La funcionaria de Ensenada confió que "el dueño de la casa dio datos puntuales del hombre que le alquilaba la vivienda, un compañero de trabajo de unos 40 años, y que hoy era intensamente buscado".

El fiscal Marcelo Romero, a cargo de la investigación, señaló que secuestraron cuchillos en la casa aunque todavía no se sabe "cómo murieron" las mujeres.