Judiciales
Martes 05 de Septiembre de 2017

Mañana se dictará la sentencia en el juicio al ex cura acusado por abusos en Entre Ríos

El Tribunal de Juicio y Apelaciones de Gualeguay, Entre Ríos, dará la sentencia al ex cura Juan Diego Escobar Gaviria, acusado de "corrupción de menores y abuso sexual gravemente ultrajante" y en el que la fiscalía y la querella pidieron 25 años de prisión.

Escobar Gaviria tiene cuatro denuncias por hechos que habrían ocurrido mientras estuvo al frente de la iglesia en Lucas González, Nogoyá, entre 2005 (cuando llegó de Rosario, Santa Fe) y finales de octubre de 2016. Tres de estas denuncias son por "promoción a la corrupción agravada de menores" y la restante por "abuso sexual agravado".

El ex sacerdote está acusado además de "entorpecer la investigación judicial", por lo que cumple prisión preventiva en la Unidad Penal 5 de Victoria desde el 21 de abril pasado. Los abusos se conocieron a partir de una investigación de la revista "Análisis", en la que se relató que las primeras en hacer una denuncia fueron dos religiosas del Colegio Castro Barros San José, quienes el año pasado se presentaron ante el defensor oficial de Nogoyá, Oscar Rossi, y acusaron al sacerdote de abusar de una menor de 11 años.

Tras esa presentación, el cura fue suspendido y apartado de sus funciones. Para el miércoles y a diferencia de las audiencias anteriores, el tribunal, compuesto por los vocales María Angélica Pivas, Darío Crespo y Javier Cadenas, resolvieron permitir el ingreso de los medios de comunicación, ya que las testimoniales y los alegatos habían sido hasta ahora a "puertas cerradas" para "proteger a los testigos".

El fiscal Federico Uriburu y el querellante Mariano Navarro pidieron 25 años de cárcel para el ex cura y solicitaron "que se mantenga la prisión preventiva hasta que haya sentencia, y en el caso de que sea condenatoria, se le prorrogue hasta que adquiera firmeza la decisión del tribunal".

Por otro lado, los defensores particulares Milton Urrutia, Juan Pablo Temón y María Alejandra Pérez reclamaron "su absolución y libertad". El juicio que se sustancia en los tribunales gualeyos es el primero que tiene como protagonista a un integrante del clero en Entre Ríos. La Iglesia, a través del arzobispo Juan Alberto Puiggari, le ordenó el año pasado a Escobar Gaviria que dejara su función en la parroquia San Lucas Evangelista, abandonara Lucas González y buscara refugio en una casa religiosa.

En paralelo, abrió una investigación diocesana enmarcada bajo el apartado del Código de Derecho Canónico que sanciona los "gravioribus delictis", es decir los "delitos más graves".