Policiales
Martes 01 de Agosto de 2017

Matan y queman a una embarazada en presunto ritual de San La Muerte

La joven de 26 años fue hallada calcinada en la localidad neuquina de Rincón de los Sauces. Dos detenidos tienen santuarios de esa figura.

Los investigadores del crimen de una joven embarazada de siete meses, cuyo cuerpo calcinado fue encontrado hace diez días en la localidad neuquina de Rincón de los Sauces, creen que la asesinaron durante un ritual a San La Muerte, informaron ayer fuentes judiciales.

El jefe de Homicidios del Ministerio Público Fiscal de la provincia de Neuquén, Agustín García, explicó que esta hipótesis se basa en que dos de los tres detenidos por el crimen de Fernanda Pereyra, de 26 años, "tienen santuarios" de dicho personaje e "imágenes del Diablo" donde residían y uno de ellos "cinco o seis tatuajes" que muestran "mujeres prendiéndose fuego".

El viernes último, el juez de la causa, Lucas Pablo Yancarelli, dictó las prisiones preventivas por seis meses para Luciano Hernández, ex pareja de la víctima; Osvaldo Castillo y Diego Marillán como "coautores de homicidio doblemente calificado" por el "vínculo" en el caso del primero y por el "concurso premeditado de dos o más personas".

De acuerdo con los investigadores, Hernández y Castillo residían en un inquilinato donde se hallaron los santuarios de San La Muerte, y el segundo de ellos tiene los mencionados tatuajes tanto en el pecho como en la espalda.

"Y se dio justo que a esta chica la quemaron y eso fue lo que llamó la atención", describió el fiscal García, quien aclaró que aun resta "determinar con la investigación" si, efectivamente, se trató de un crimen durante un ritual satánico, ya que también hay otros "dos móviles posibles", de los que no dio detalles. Según el funcionario judicial, Fernanda fue asesinada de "una cuchillada en la zona del hemitórax izquierdo" y los peritos entienden que la mataron "adentro de una camioneta Renault Kangoo" propiedad de Hernández, ya que en la "parte de la caja" de la misma se descubrieron "manchas de sangre que habían sido lavadas e, inclusive, algunas de ellas en el techo".

El fiscal García señaló que si bien este vehículo pertenecía a la ex pareja de la joven, también era utilizado por otro de los acusados.

En tanto, el investigador consultado confirmó que Fernanda "fue amenazada unos días antes" del crimen cuando había ido a visitar a su familia en la provincia de Mendoza, de donde ella era oriunda.

"Si volvés te voy a matar"

En esa oportunidad, la abuela de la joven escuchó una conversación telefónica entre su nieta y Hernández en la que éste le dijo: "Si volvés a Rincón te voy a matar, no vas a vivir ni un día más."

El fiscal García recordó que el cuerpo de la joven fue hallado tan carbonizado que aún no pudo acreditarse científicamente que sea el de Fernanda aunque, más allá de los resultados de las pruebas de ADN que restan realizar, están "convencidos" de la identidad de la víctima.

El crimen fue descubierto la noche del 21 de julio, cuando los perros galgos de un vecino de Rincón de los Sauces encontraron un cuerpo carbonizado a la vera de la ruta 6.

Ese mismo viernes, pero más temprano, la familia de Fernanda denunció ante la policía local que la joven embarazada había desaparecido el día anterior.

De acuerdo con sus allegados, la mujer estaba separada del padre de sus otros dos hijos, un ex boxeador profesional al que hacía tres años había denunciado por violencia de género, condenado a prisión en suspenso.

El asesinato de Fernanda generó conmoción en la comunidad neuquina, y desde la capital provincial se destinaron recursos y funcionarios policiales y judiciales a Rincón de los Sauces con el objetivo de esclarecer el hecho. Mientras familiares, amigos y vecinos encabezaron el miércoles de la semana pasada una multitudinaria marcha en reclamo de justicia, los investigadores realizaron durante la madrugada siguiente una serie de allanamientos en base a los datos surgidos del análisis de imágenes captadas por cámaras de seguridad y entrecruzamiento de llamados, y detuvieron a los tres acusados. Para los investigadores, estos sospechosos -que serán sometidos a peritajes psiquiátricos- se dedicaban al narcomenudeo en la zona de Rincón de los Sauces, localidad ubicada en el noreste neuquino.