Policiales
Martes 21 de Junio de 2016

Murió un hombre baleado en Santo Tomé tras agonizar un mes y medio en el Cullen

Se trata de Sebastian Andrés Fernández de 35 años, quien murió en la madrugada del lunes en el nosocomio local. Estaba internado desde el 8 de mayo pasado luego de recibir un balazo. No hubo detenidos por el ataque criminal.

Este lunes, a las cuatro de la madrugada, falleció en la unidad de terapia intensiva del hospital José María Cullen de la capital santafesina, Sebastian Andrés Fernández de 35 años, quien agonizó durante un mes y medio internado como consecuencia de resultar herido de bala en el abdomen el 8 de mayo de este año cuando ingresaba al pasillo de una vivienda ubicada en adyacencias de la esquina que forman las calles 12 de Septiembre y 1° de Mayo de la ciudad de Santo Tomé.
La novedad sobre el fallecimiento de Fernández fue informada a la jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la policía santafesina, a los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) y éstos hicieron lo propio con los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Cristina Ferraro, Pablo Busaniche y Jorge Nessier.

El ataque a balazos

El domingo 8 de mayo a las 19, Sebastián Andrés Fernández de 35 años, ingresaba a una vivienda ubicada en el fondo de un pasillo en cercanías de la esquina que forman las calles 1° de Mayo y 12 de Septiembre, cuando un desconocido le disparó a corta distancia, lo impactó en el abdomen y escapó corriendo. Los vecinos de la zona denunciaron el suceso a la central policial 911. La víctima fue trasladada al Samco santotomesino, y por la gravedad de su estado y complejidad de la herida fue derivado al hospital Cullen.
Cuando el herido llegó al hospital Cullen, fue recibido en el shockroom por los médicos de la Emergentología, operado de urgencia y luego derivado a la unidad de terapia intensiva adonde falleció a las cuatro de la madrugada del domingo pasado.

Sin detenidos

No hubo detenidos relacionado con el suceso en el momento de la agresión, ahora convertido en homicidio con la muerte de Fernández. El caso es seguido por los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) y éstos hicieron lo propio con los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Cristina Ferraro, Pablo Busaniche y Jorge Nessier, que a su vez ordenaron el traslado del cadáver a la morgue judicial para la realización de la necropsia.