Policiales
Viernes 22 de Enero de 2016

Murió un joven víctima de seis disparos en el barrio Santa Rosa de Lima

Pablo Frutos estaba internado desde el 3 de enero. Había sido baleado por desconocidos. En la madrugada del viernes se conoció su deceso. No hay detenidos.

En la madrugada de este viernes, Pablo Frutos, un joven de 17 años que había sido baleado con seis disparos el pasado 3 de enero, falleció en el hospital José María Cullen, luego de permanecer por más de 20 días en la Sala de Terapia Intensiva. Un nuevo homicidio en la ciudad que se suma a un comienzo de año manchado por diversos episodios de extrema violencia. 
En un charco de sangre
Frutos ingresó al Hospital José María Cullen en la madrugada del 3 de enero con seis impactos de bala. El joven de 17 años fue baleado por personas desconocidas en la esquina de las calles La Rioja y pasaje Braile del barrio Santa Rosa de Lima. Los vecinos que viven en adyacencias de la esquina denunciaron  a la central policial 911, sobre una balacera que tuvo como victima a Frutos, el cual había quedado tirado en medio de un charco de sangre.
El joven fue socorrido y trasladado hasta el hospital Cullen, adonde fue atendido por los médicos de la Emergentología que constataron múltiples heridas de bala, más de media docena en distintas partes del cuerpo
Los disparos que impactaron en el cuerpo del adolescente, le destrozaron la zona pulmonar, mientras que también se deterioró la zona de los intestinos. Por tal motivo, permaneció desde que fue trasladado hacia el nosocomio provincial hasta el día de su muerte, en la Sala de Terapia intensiva.
¿Lo confundieron?
Al momento del hecho actuó en el lugar un tercio de guardia de la Subcomisaría 2° del barrio Santa Rosa de Lima. Desde que sucedió la balacera hasta el día de hoy, nunca se pudo aclarar que fue lo que sucedió. Tampoco se detuvo a nadie por el hecho ya que en el barrio no hubo testigos de la balacera. 
Existen versiones, de que al joven lo habrían confundido de persona los matadores, pero nunca se confirmó dicha versión por lo cual la muerte quedó impune y sin ninguna pista de que pudo haber sucedido en la noche del domingo 3 de enero.