Policiales
Lunes 06 de Febrero de 2017

Para los investigadores, a Chocolate lo despellejaron y lo habrían tirado por una tapia

El presunto agresor, Germán Gómez, quedaría este lunes en libertad bajo fianza. Se conocieron detalles de la investigación y los testimonios de los vecinos que comprometerían al hombre.

Tras pasar 22 días detenido, esta mediodía podría recuperar la libertad Germán Gómez, el único imputado como presunto autor de la brutal agresión al cachorro Chocolate a comienzos del pasado mes, que le terminaría causando la muerte días después.

Gómez espera una decisión favorable de la jueza de control subrogante María Teresa Garay. El letrado Sergio Corón Montiel había pedido su libertad al entender que no hay prueba alguna que justifique su detención. La respuesta de la Justicia a través del fiscal de la causa, Oscar Gieco, fue dictar la prisión preventiva de Gómez.
Embed

Ante esto, Corón Montiel solicitó un control jurisdiccional, es decir, que un juez de control examine los actos realizados por el fiscal en la causa, y tras dos días la semana pasada en que postergó la resolución, finalmente la jueza Garay le otorgaría hoy la libertad bajo fianza mientras continúa el proceso judicial.

El llanto de Chocolate

Por otra parte, se conocieron detalles de la investigación que llevó adelante la fiscalía, a través de la filtración del expediente, con testimonios que comprometerían a Gómez. En los detalles del expediente revelado por La Voz de San Justo se detalla que el patio de la vivienda de Gómez colinda con el patio del departamento donde fue hallado Chocolate, y desde ese lugar los investigadores lo consideraron como "el lugar de más fácil acceso sin ser observado desde el exterior".

En otro párrafo del expediente revelado por el medio local, una vecina del complejo de departamentos donde ocurrió el ataque indicó que estando en el patio de su vivienda a las 17:30 del lunes 2 de febrero, escuchó que un cachorro lloraba prolongadamente. "El can lloró y gritó con dolor por espacio de una hora", declaró. La mujer en su testimonio agregó que a esa hora Gómez se encontraba en el patio de su departamento, por lo que para la investigación sería imposible que no haya podido escuchar el llanto del animal.
Embed

La misma testigo añadió que Gómez se encontraba solo ya que no escuchó a otra persona en el lugar, cortando el césped de su patio. Sin embargo, en el expediente figura que el hombre negó haber estado esa tarde y a esa hora en el patio de su departamento. La testigo añadió que una vez que finalizó de cortar el césped en la parte posterior del departamento, el hombre continúo haciéndolo en el frente.

"Cuando Gómez dejó de cortar el césped en la parte interna de la casa, el animal ya no lloraba ni gemía", sostuvo.

La hipótesis de los investigadores es que cuando el cachorro comenzó a llorar, Gómez comenzó a cortar el césped para "ocultar con el ruido de la cortadora los gritos de dolor del animal", según se manifiesta en el informe.

¿Chocolate fue arrojado por la tapia?

Según señala el expediente, otro de los testigos interrogados por la fiscalía explicó que encontró a Chocolate caído en el patio justo en el lugar que colinda con la casa del imputado. "Estaba como si hubiese sido arrojado desde el exterior hacia el patio en donde se encontraba tras haber sufrido la agresión", dijo.

Finalmente, otra testigo expresó que días antes del hecho, Gómez se habría comunicado telefónicamente con ella y le había manifestado que en el patio del departamento de su vecina había perros y se habría quejado por los llantos de éstos, mientras que en el expediente figura que el imputado dijo desconocer que había perros y que nunca había escuchado nada.
Embed

La investigación también hace referencia a que los vecinos del sector tienen perros, por ello "es imposible que una persona extraña haya podido ingresar al patio del departamento, más teniendo en cuenta la altura de las tapias, todas de más de dos metros, la única que mide 1,80 metros es la que da hacia el departamento que ocupaba Gómez".

Otro párrafo del expediente cita el testimonio de un especialista que descartó que lo ocurrido fuese producto del ataque de otros perros o un accidente. Señala que "el corte fue efectuado con un elemento filoso, de cuchilla plana y sin dientes".

El Periódico