Policiales
Lunes 04 de Abril de 2016

“Pasé con mis hijas y sus amigas, el peor momento de toda mi vida”

Dijo Liliana Domínguez mamá de dos chicas. Las asaltaron tres ladrones en su casa de la ciudad de Recreo

El domingo, a las 16.30, Liliana Domínguez, mamá de dos chicas adolescentes fue asaltada en su casa por tres violentos ladrones, uno de ellos armado, que ingresaron cuando una de sus hijas salió a la puerta de la vivienda que está ubicada en calle José Pedroni al 800, de la ciudad de Recreo. 
 
 
Diario UNO de Santa Fe mantuvo un extenso diálogo en el que la mujer –salteña de nacimiento y santafesina por adopción– narró las vicisitudes que tuvo que sortear a manos de un trío de delincuentes. 
Liliana dijo que el domingo, sus hijas invitaron a algunas amigas para pasar la tarde y las fue recibiendo una a una en la puerta de su casa de la ciudad de Recreo. Pero, la situación, en pocos minutos se salió del cauce normal cuando una de sus hijas gritó con todas sus fuerzas y entró corriendo a la vivienda: “Mamá, mamá hay un desconocido que me está apuntando con un arma”.
 
Lo que parecía una apacible tarde de domingo, se transformó en un verdadero infierno ya que entraron violentamente tres sujetos a la vivienda, amenazaron a Liliana, a sus hijas y a las tres adolescentes amigas, y a los gritos les ordenaron tirarse al piso, mientras uno de los delincuentes la apuntaba con un arma de fuego.

Finca. Ubicada en José Pedroni al 800, a metros de la ruta 11.
 
Calma, para no empeorar las cosas
La madre de las chicas dijo que en todo momento trató de mantener la calma para que las cosas no se pusieran peor de lo que estaban, y les preguntaba con insistencia a los delincuentes qué era lo que ellos pretendían para irse, y si bien en un principio no hubo respuesta de los ladrones, finalmente uno de ellos se dignó a hablar y darle una explicación.
 
“La plata, queremos la plata”
El delincuente, a cara descubierta y con marcada tranquilidad le dijo: “A ustedes los entregaron, quédense tranquilas no les va a pasar nada, nosotros lo único que queremos es plata, acá hay mucha plata. Ustedes nos dan la plata y nosotros nos vamos y se termina todo esto”.
 
La mujer les explicó de una y mil maneras que lo único que había era algún dinero, pero que no se iban a hacer millonarios ni mucho menos. “Solo tengo el dinero que me dejo mi esposo por unos pocos días. Es lo que hay”, les respondió Domínguez. 

Revuelto. El desorden que hicieron los ladrones en su casa. 
 
El escenario no podía ser peor
Domínguez dijo que vivió tal vez el peor momento de su vida, no solo porque estaba sola con sus hijas, sino porque también estaban las amigas, las seis tiradas en el piso del comedor, y viviendo una situación sumamente difícil y angustiante, hasta que un grito les paralizó el corazón.  Uno de los ladrones les ordenó que pusieran todas las manos detrás de la espalda y las maniataron con precintos plásticos en los dedos y en las muñecas a todas las mujeres.  Finalmente, y tal como les había prometido a los ladrones, la dueña de casa les entregó los casi 10 mil pesos en efectivo y los maleantes se fugaron con rumbo desconocido. 
 
No hubo detenidos
Las víctimas pidieron ayuda a los vecinos, y juntos llamaron a la Policía. Llegaron los agentes de la Comisaría 16ª de Recreo. No hubo detenidos. Informaron al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó a los pesquisas de la PDI el esclarecimiento del robo. 
Juan Trento / jtrento@uno.com.ar / De la Redacción de Uno