Policiales
Jueves 20 de Abril de 2017

Pavón quiere despegarse y dijo que "Wagner es una bestia salvaje, un asesino"

Ayer declaró el gomero y acusado de coautor del crimen de Micaela García. aseguró que se fue a dormir antes de la hora en que secuestraron a la joven y que si hay un cómplice no es él.

Néstor Pavón, el jefe de Sebastián Wagner e involucrado en el crimen de Micaela García, declaró ayer ante la Justicia de Entre Ríos. Aseguró que su empleado miente y volvió a repetir que esa noche sólo fueron a cenar.

A horas de la escalofriante declaración de Wagner, en la que dio detalles –según su versión– de cómo fueron los momentos previos al crimen de Micaela García, su jefe, involucrado en el hecho, lo desmintió y dijo: "Wagner es una bestia salvaje, un asesino".

MICAELA.jpg


Pavón estuvo más de dos horas frente al fiscal Ignacio Telenta intentando despegarse del crimen de la joven de Gualeguay. Pavón aseguró que la madrugada en que fue asesinada Micaela, él se fue a dormir a las 4.20 y la chica se estima que desapareció a las 5.30. Si bien Pavón reconoció que cenó esa noche con Wagner, dijo que si hubo un cómplice fue otra persona.


En ese sentido, desde su defensa adelantaron que ya están buscando testigos que puedan certificar que Pavón volvió a su casa junto a su hijo entre las 2.30 y las 3 del 1 de abril o que hayan visto a otra persona junto a Wagner la madrugada en la que secuestraron a Micaela.

El vínculo de Pavón y Wagner
Pavón es el dueño del lavadero de camiones y gomería ubicado en el cruce de las rutas 11 y 12, en Gualeguay. Allí apareció la camioneta en la que retuvieron, violaron y asesinaron a Micaela.

Los investigadores tienen pruebas que se condicen con los dichos de Wagner. Según revelaron, cuentan con elementos probatorios que ubican a Pavón y Wagner tomando alcohol y consumiendo cocaína antes de retener a Micaela. Además, comprobaron que luego de cometer los delitos por los que se los acusa a ambos, el hijo de Pavón, de 13 años, fue quien ayudó a lavar y aspirar la camioneta.