Judiciales
Jueves 14 de Septiembre de 2017

Pierri catalogó a Grau como "un policía de honor" y sostuvo que su gestión fue excelente

Así lo manifestó el letrado que representa al exjefe de la policía provincial que fue detenido el pasado miércoles en su casa del barrio San Martín por orden del fiscal Roberto Apullán que investiga el fraude al Estado por 96 mil pesos realizado por el D4 de Logística.

Miguel Ángel Pierri, el abogado defensor del exjefe de la Policía, Rafael Grau, calificó la gestión de su defendido, al frente de la cúpula provincial, como "excelente" ya que conoce "cuánto quiere a su fuerza". "Me sentí orgulloso cuando fue nominado para ser jefe de policía", recordó.

"Conozco la trayectoria del jefe Grau y me parece una persona intachable", opinó el letrado mediático oriundo de la ciudad de Buenos Aires. "Grau es un policía de honor", aseguró.

La evaluación se dio en el marco de la audiencia imputativa realizada ayer en el subsuelo de Tribunales de Santa Fe. En la misma, se le otorgó a Grau el beneficio de prisión domiciliaria, hasta el próximo lunes donde se tratará la prisión preventiva, por padecer una enfermedad.


• LEER MÁS: Fraude al D4: imputaron a los ocho involucrados por estafar al Estado por 96 mil pesos


Sobre la causa que tiene a ocho personas –cinco civiles y tres policías– detenidas por 16 defraudaciones al Estado por medio del Departamento de Logística (D4), Pierri destacó "cuando escucho que se van miles y miles de millones de pesos en este país y el Estado provincial se movió por un fraude de 96 mil pesos, está muy bien, pero ahora queremos ir a fondo, queremos toda la verdad".

La causa tiene por el momento a ocho personas imputadas por el delito de asociación ilícita y defraudación al Estado provincial por 16 hechos investigados por el fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Roberto Apullán.

El monto de la defraudación expuesta por el fiscal es de $96.616,37. Dicha defraudación registrada en el D4 de la policía fue advertida por una denuncia "anónima" que llegó al despacho del ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, en mayo del 2016.

En la misma se detallaba una maniobra empleada por un grupo de personas, entre ellas, agentes de la fuerza, que se beneficiaban del cobro de reparaciones y cambio de repuestos de móviles policiales, pero nunca se le efectuaban los trabajos.