Policiales
Miércoles 08 de Abril de 2015

Polémica por un preso que violó y mató y no va a juicio porque nadie lo quiere defender

Sucedió en la provincia de Río Negro y el presunto autor está acusado de abusar sexualmente y luego asesinar en 2013 a su empleadora.

La causa que tiene a Honorio Marín imputado como presunto autor del brutal homicidio de María Amalia Guanziroli cumplió un año desde que el juez Martín Lozada clausuró la instrucción y elevó el expediente a juicio. Sin embargo, el juicio oral y público todavía no se puede hacer porque ningún defensor oficial quiere asistir a Marín en el debate.
El crimen de Guanziroli, de 68 años, conmocionó por su brutalidad. Fue asesinada en su domicilio. La encontró su hija atada a la cama, golpeada y con una bolsa de nylon en la cabeza. Después, la autopsia estableció que sufrió un abuso sexual y que murió por asfixia, informó Rionegro.com.ar.
Su única hija encontró el cuerpo la mañana del 27 de julio de 2013. Aunque se estima que el crimen ocurrió el día anterior. Las sospechas apuntaron de inmediato hacia Marín, quien conocía a la víctima porque desarrollaba trabajos de jardinería de manera ocasional en el domicilio, ubicado en el barrio San Ignacio del Cerro de Bariloche.
Marín fue detenido horas después del hallazgo del cuerpo y desde entonces permanece alojado en el penal 3 de Bariloche a la espera del juicio.
Apenas fue apresado comenzaron los problemas. Ningún defensor oficial de Bariloche quería asistirlo. Todos se excusaron y argumentaron que no podían desempeñar esa tarea porque son compañeros de trabajo en el Poder Judicial de la hija de la víctima.
Tras varios días de idas y vueltas, el juez de Instrucción Ricardo Calcagno, que tuvo la causa al principio hasta que fue apartado, designó a Juan Pablo Laurence como defensor de Marín. A diferencia de los otros defensores oficiales, Gerardo Balog y Marcelo Álvarez Melinger, Laurence había ingresado hace dos meses al Poder Judicial de la provincia.
Laurence asistió a Marín durante la etapa de instrucción. Lozada procesó con prisión preventiva a finales de noviembre de 2013 a Marín como presunto autor de la violación y el homicidio criminis causa de Guanziroli. Según la acusación fiscal, el imputado cometió el homicidio para ocultar la violación porque la víctima lo conocía. El Código Penal reprime ese delito con prisión perpetua.
El procesamiento fue confirmado en febrero de 2014. El fiscal Guillermo Lista pidió en marzo del año pasado la elevación a juicio y Lozada clausuró la instrucción.
Pero Laurence advirtió que no podía defenderlo en el juicio porque la procuradora general del Poder Judicial, Silvia Baquero Lazcano, lo designó como defensor de ejecución penal con dedicación exclusiva.
El planteo de Laurence llegó hasta el Superior Tribunal de Justicia que resolvió en marzo pasado hacer lugar al planteo del defensor y resolvió que la defensa de Marín la debía asumir la defensora subrogante Romina Martini, quien se excusó de hacerlo, informaron ayer fuentes judiciales.
Por eso, la Cámara Criminal Primera deberá resolver en los próximos días si hacer lugar o no a la excusación de Martini. El otro defensor oficial, Álvarez Melinger, ya se excusó. Mientras, Marín espera desde hace casi un año conocer la fecha del juicio.