Policiales
Martes 21 de Abril de 2015

Preventiva para el hombre que atacó a mazazos a su pareja

La víctima, Griselda Maras, permanece en el hospital Cullen, desde la madrugada del jueves pasado, cuando se produjo el ataque. 

El golpe que Esteban Mauricio Acosta (30) le pegó en la cabeza a su pareja, Griselda Maras (27), no le costó la vida a la chica de casualidad. El ataque, perpetrado con una maza mientras ella dormía fue tan brutal, que los fiscales Jorge Nessier y Cristina Ferraro lo imputaron el sábado por el delito de  tentativa de homicidio y ayer, la jueza Sandra Valenti dictó la prisión preventiva para Acosta. 
De esta manera, el hombre permanecerá detenido hasta que la investigación avance a juicio oral. La decisión se fundamentó no solo en el riesgo de fuga latente y el peligro procesal sino también en las amenazas y el temor que padece Maras. 
La golpiza ocurrió en la madrugada del jueves pasado, en calle Los Pinos al 2700, en la casa que la pareja compartía en barrio Altos del Valle, un barrio ubicado en el norte de la ciudad. Esa noche, tras una discusión, la joven se fue a dormir junto a su hijo de 10 años y Acosta se quedó despierto en otra habitación. 

Premeditado 
Pocos antes de las 5, el hombre ingresó a la pieza con una maza, y le dio un certero golpe en la cabeza a su pareja que le provocó hundimiento de cráneo. 
En ese momento, Acosta se fugó del lugar y dejó muy mal herida a Maras quien alcanzó a ir hasta la casa de sus padres que viven en la vereda de enfrente y ellos fueron quienes la llevaron al Hospital Cullen, donde aún permanece internada. Para los fiscales, quedó claro que la intención de Acosta era asesinar a Maras y que su plan fue premeditado. Tanto es así, que no descartaron ampliar la imputación a la figura de femicidio y calificado por alevosía. De poco sirvieron las lágrimas que Acosta dejó correr ayer por su cara, durante la audiencia, cuando quiso declarar y le pidió disculpas a Griselda y a todas las mujeres que estaban presentes en la sala. 
Además, dijo que amaba a su pareja y que “no sabía qué le había pasado esa noche”. Es que la investigación apunta ahora a determinar cuándo habían comenzado las amenazas ya que se encontraron registros de conversaciones por Facebook y mensajes de celular en los que Acosta le vaticinaba a su mujer que la iba a matar.