Policiales
Miércoles 24 de Febrero de 2016

Prisión domiciliaria para el presunto “quemacoches” que fue detenido en Barranquitas

El hombre de 34 años aprehendido por personal policial en la madrugada del sábado fue imputado por encubrimiento tras conducir una motocicleta que era robada. Hay dudas en torno a la molotov que le encontraron en el birrodado

Renzo Emiliano F., de 34 años, fue aprehendido el pasado sábado 20 de febrero por personal policial luego de evadir un control que se encontraba apostado en Iturraspe y Lamadrid de barrio Barranquitas. Al mismo se le secuestró del interior de la motocicleta que conducía una presunta bomba tipo “molotov”, por lo cual se lo detuvo y se puso en conocimiento al fiscal del Ministerio Público de la Acusación –abocado a los incendios en automóviles en la ciudad–, Estanislao Giavedoni. En un principio se vinculó al hombre aprehendido con ser un posible “quemacoches”, pero luego, ya con el material pericial, se pudo determinar que la bomba molotov secuestrada no era tal como se las conoce popularmente sino que en el interior de la motocicleta había un envase de plástico con un cuarto de alcohol, el cual tenía en su pico un trapo, por lo que aparentaba ser una “bomba molotov”. 

Ante la Justicia
A pesar de las dudas en torno a la presunta bomba, el sujeto fue imputado en los tribunales santafesinos el domingo pasado, pero no por la portación de este tipo de elementos –ver aparte–, solo se lo acusó por los delitos de encubrimiento en el robo de la motocicleta que conducía ya que esta presentaba un pedido de secuestro debido a que había sido robada el 18 de febrero en barrio Barranquitas. No obstante ello, también se le imputó el delito de resistencia a la autoridad por haber intentado –junto a otra persona– evadir un control policial, en aquella madrugada del sábado 20 de febrero. 
Cabe señalar que el imputado confesó en dicha audiencia imputativa que era adicto a las drogas y que “fumaba cocaína” y que esa misma noche, cuando fue aprehendido, se dirigía junto a otra persona a comprar estupefacientes. 

Medida cautelar 
Durante la mañana del martes el imputado tuvo la audiencia de prisión preventiva, pero el juez penal Eduardo Pocoví resolvió una medida alternativa a la cárcel la cual está contemplada en el Artículo 221 del Código Procesal Penal de la provincia. De esta manera, el imputado no irá a la prisión pero deberá someterse al cuidado de una persona o institución, quien informará periódicamente a la autoridad. Además, tendrá que presentarse de manera recurrente ante las autoridades judiciales. 

Una cuestión de competencia
El fiscal Giavedoni pidió al juez Pocoví que se declare incompetente en la causa debido a que si una persona es encontrada con bombas –o cualquier tipo de material explosivo– en su poder, el delito pasa al fuero de la Justicia Federal tal como lo prevé el Artículo 33 Inciso Nº 1 del Código Procesal Penal de la Nación. Vale aclarar que el Código Penal sostiene en su Artículo 189 Bis que quien adquiriera, fabrique, suministre, sustrajere o tenga en su poder bombas, materiales o aparatos capaces de liberar energía nuclear, materiales radiactivos o sustancias nucleares, o sus desechos, isótopos radiactivos, materiales explosivos, inflamables, asfixiantes, tóxicos o biológicamente peligrosos, o sustancias o materiales destinados a su preparación, será reprimido con reclusión o prisión que va desde los cinco hasta los 15 años de pena.