Judiciales
Viernes 08 de Septiembre de 2017

Prisión preventiva para un hombre investigado por quemar la casa en la que vivía su expareja

Fue resuelta por el juez Sergio Carraro a pedido del fiscal Estanislao Giavedoni. El imputado es un hombre de 30 años cuyas iniciales son E. N. A. La víctima recibió contención integral de distintos organismos municipales y provinciales.

Un hombre de 30 años cuyas iniciales son E. N. A. quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por violencia de género que encabeza el fiscal Estanislao Giavedoni. La medida cautelar fue solicitada por el funcionario del MPA en una audiencia realizada esta mañana en Tribunales, en la que el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) fue Sergio Carraro.

El miércoles, Giavedoni imputó a E. N. A. como autor de los delitos de desobediencia a un mandato judicial, incendio y daños, los tres delitos en concurso real y en el marco de violencia de género.

El fiscal destacó que "la víctima recibió contención integral por parte de los especialistas en violencia de género de la Municipalidad de Santa Fe, de Santo Tomé y de la Dirección Provincial de Género". Por otra parte, el fiscal informó que se dará intervención al área de Salud Mental de la provincia para que evalúe al imputado.

Incendio

Los delitos que investiga Giavedoni fueron cometidos en inmediaciones de calle Estrada al 6300. "Entre las 14 y las 16 del sábado pasado, el imputado fue a la casa en la que vivían su expareja y familiares de ella, algunos menores de edad. Aprovechó que no había nadie en el lugar, ingresó sin autorización al inmueble y quemó colchones en dos habitaciones, lo que provocó daños en muebles, ropa y en la estructura de la casa".





El fiscal agregó que "como consecuencia de la temperatura que se generó en la casa, se rajó una pared y se quemó parte de una heladera y alimentos que había en el lugar". Giavedoni también remarcó que "el proceso de combustión solo pudo ser detenido gracias a la oportuna intervención de la Agrupación Bomberos Zapadores de Santa Fe. En caso que no lo hubiesen hecho, se hubiera propagado al resto de la casa y a viviendas linderas".

Giavedoni informó que "al imputado también se le atribuyó el delito de desobediencia a una manda judicial, porque había una medida de distancia vigente a raíz de antecedentes de violencia de género en perjuicio de la misma mujer, quien también tenía un botón de pánico".