Policiales
Lunes 27 de Junio de 2016

Quiso robar con un arma de juguete y terminó preso

Ordenaron la prisión preventiva para un muchacho que intentó robar un kiosco de Santa Rosa de Lima

La jueza penal, Sandra Valenti, no dudó este lunes y ordenó la prisión preventiva para un hombre de 31 años acusado de haber robado un kiosco ubicado en pleno Santa Rosa de Lima con un arma de juguete. Se trata Julian Ernesto S., quien fue imputado el pasado sábado por el fiscal Omar De Pedro tras haber sido detenido en el mediodía del jueves 23 de este mes.
La resolución judicial fue luego de una audiencia celebrada en la Sala 1 de los tribunales penales de santafesinos donde el fiscal De Pedro solicitó que el imputado permanezca detenido a lo largo del proceso judicial en el que se encuentra involucrado.
La imputación de Julian Ernesto S., partió luego de que haya sido detenido por haber ingresado a un kiosco ubicado en Lamadrid al 4500. Según la víctima, el muchacho entró al negocio y a punta de pistola le exigió la recaudación de la caja, por lo que la mujer no se opuso y entregó una suma de dinero. En tanto, también le entregó el teléfono celular y una tablet.
Por otro lado, la víctima del hecho, agregó que el imputado le pidió a la mujer dueña del comercio que no lo mire y que se arrodille. No conforme con el robo de la ganancia de la caja, tomó un mp3 y una máquina de afeitar.
Posteriormente, el ladrón acusado, le ordenó a la víctima que lo lleve hasta un dormitorio para que le alcance una mochila para así poder guardar todas los elementos robados y huir del lugar.

Escape y golpiza

Mientras el delincuente guardaba los elementos en la mochila, la mujer logró escapar para así dar aviso a los vecinos del lugar. Alertados por la situación, los vecinos fueron hasta el kiosco y en momentos en que el acusado intentaba escapar en una bicicleta, lo redujeron sobre la intersección de las calles Perú y Laguna del Desierto.
Al detenerlo, los vecinos lo bajaron de la bicicleta en la que se dirigía y lo golpearon en todo su cuerpo tras haber sido señalado como el ladrón del kiosco. No obstante, lo mantuvieron retenido a la espera de la llegada del personal policial.

Un arma falsa

Ante el llamado a la central del 911, efectivos policiales se hicieron presentes en el lugar para identificar al sujeto y sustraerle los elementos robados que trasladaba en la mochila que hurtó del kiosco. Mientras era aprehendido, los agentes le secuestraron el arma con la que había amenazado a la mujer y al chequearla constataron que era de juguete -tipo revolver- la cual tenía cinta aisladora de color negro. Por tal motivo, fue llevado hasta la comisaría 4ª donde permaneció alojado hasta su audiencia imputativa. En tal sentido, se le atribuyó el delito autor de robo en grado de tentativa con arma de utilería, el cual tiene una pena de tres a diez años de prisión efectiva.