Policiales
Viernes 21 de Abril de 2017

Rechazaron la excarcelación de Arévalo y Felice, las dueñas de la agencia Maros

Así lo dispuso el juez Pegassano este mediodía en Tribunales. La defensa había solicitado el beneficio luego de que el lunes pasado otros dos imputados obtuvieron la libertad por un fallo de la Cámara de Apelaciones.

El juez de la Investigación Penal Preparatoria, Jorge Pegassano, determinó que Marcela Arévalo y su madre, Ana Felice, ambas propietarias de la agencia Maros, continúen en prisión hasta que llegue el juicio. La disposición fue este mediodía luego de una audiencia llevada a cabo en tribunales, la cual había sido solicitada por los abogados defensores, Martín Risso Patrón y Federico Baridón.

El pedido de la defensa había surgido luego de que los otros dos imputados en la causa, Lucila García y Miguel Ángel Correa, recuperaron la libertad el pasado lunes tras un fallo de la Cámara de Apelaciones –con firma de Roberto Reyes– que dispuso que si la Fiscalía no presentaba la acusación en treinta días debía otorgarse la excarcelación.

Bajo esa línea, Risso Patrón y Baridón pretenden lograr el mismo beneficio con una serie de argumentos vinculados a la imputación recibida en enero de este año por estafas reiteradas y adulteración de documentos privados.

Los fundamentos
En la audiencia, Arévalo prestó declaración y buscó desvincularse de su responsabilidad ya que acusó en todo momento de que era Correa –sindicado como la mano derecha– quien manejaba verdaderamente el negocio. En ese aspecto, confesó que su socio –con quien mantuvo una relación hasta su detención en el mes de enero–- la golpeó, por lo cual admitió que era víctima de episodios de violencia de género.

Por otro lado, los defensores indicaron que Felice, de 75 años, no era la dueña de la agencia, por lo que desconocía sobre las finanzas de la misma, a pesar de que legalmente aparece como la titular registral de la agencia de 1º de Mayo y Boneo. Ese argumento fue rebatido por el fiscal del caso, Omar De Pedro, quien narró que un testigo –un cliente– le abonó $11.000 un viaje con destino a Colombia y que quien se lo vendió fue la propia Felice.

Otro de los planteos que hizo la defensa para quitar responsabilidad a la madre de Arévalo fue que la mujer no podía realizar ningún tipo de actividad ya que había sido operada en la cadera y eso afectaba su motricidad. Ese punto motivó a que tanto la Fiscalía como así también la querella sostengan que Felice quedó grabada en un video donde se la ve junto a Lucila García en la sucursal del Banco Macro retirando $120.000.

Tras las rejas
Después de dos horas y media de audiencia, el juez Pegassano determinó que tanto Arévalo y Felice continúen en prisión hasta tanto la causa llegue a la etapa de juicio y las coloque en el banquillo de los acusados. En la misma forma, estarán García, Correa e Ivana Álvarez Flores, acusada de ser la responsable idónea de la empresa y encargada además de Maros Turismo y Viajes de la localidad de Esperanza.

¿Dos juicios?
Previo a la audiencia de revisión de la prisión preventiva de Arévalo y Felice, el juez Sergio Carraro desestimó la ampliación de imputación que había preparado la Fiscalía y querella para los otros dos imputados, Correa y García.

Dicha imputación surgió en relación a que surgieron otros damnificados –160 en total– que denunciaron el mismo delito de los imputados: estafas reiteradas y adulteración de documentos privados. El intento de atribución fue rechazado por los defensores ya que lo catalogaron como improcedente debido a que la acusación para ir a juicio fue presentada el pasado lunes.

Por este motivo, la nueva imputación que tiene la Fiscalía formará parte de una nueva causa que se iniciará próximamente. Por esta razón, el caso podría llegar a tener dos juicios.