Policiales
Martes 12 de Abril de 2016

Sacarán personal policial de las comisarías a trabajar en las calles

El 80% de los efectivos tendrá tareas preventivas, fuera de las comisarías. La primera prueba será en Rosario, con la idea de llevarla a las principales ciudades

Las ciudades más importantes de la provincia serán escenario de un cambio radical por parte del gobierno provincial a través del Ministerio de Seguridad en la estrategia contra el delito. Básicamente consistirá en volcar policías que actualmente están en las comisarías al trabajo preventivo en las calles. En Rosario, esa medida alcanzará al 80% de los alrededor de 4.500 efectivos asignados en ese destino. De acuerdo a lo anticipado, lo mismo se replicará en las principales ciudades de la provincia. Si esto es así, y se repite el porcentaje de Rosario, de los 2.500 policías del departamento La Capital, 2.000 quedarían asignados al trabajo de calle.
 
Otra de las modificaciones a ejecutar es la planificación del movimiento policial en base a información criminal en tiempo real y elaborada por un centro de control que, a partir de denuncias digitalizadas, las llamadas al 911 y las videocámaras, determinen los puntos críticos donde intervenir. 
 
Por qué deben ir a la calle
“Hoy tenemos personal que traslada oficios judiciales, prepara raciones de comida, cuida detenidos, oficia de custodia y hace trabajo en oficinas de finanzas. No tiene el menor sentido formar a un policía y darle un arma para que haga eso. Todos los recursos irán a tareas preventivas y operativas porque ahí está la capacidad de transformar”, dijo Pullaro al justificar la reasignación de personal.
 
Pullaro dice que son espacios burocratizados, sin personal en la calle, sin planificación. “No vamos a tener menos presencia territorial, al revés. La presencia la tendremos en cada cuadrante o barrio con el 80 por ciento del servicio policial allí volcado. Y no con movimientos caprichosos sino basados en la construcción de datos permanentes en tiempo real”.
 
El titular de Seguridad enfatiza en que estas no son solo palabras: “El delito se mueve y nosotros vamos a mover a la policía de acuerdo a lo que pase en los cuadrantes, que no son estáticos. Si yo aumento la presencia policial en un lugar el delito va a desplazarse. Como criterio tenemos el mapa de calor del 911 –que son los puntos rojos que indican la concentración de focos de conflicto– y los datos digitalizados de las denuncias”.
 
La reorganización del trabajo policial se sostendrá en datos que ya los está proporcionando el censo policial que comenzó a realizarse el mes pasado. Ya hubo 6.500 policías censados en la provincia. Pullaro confía en que la voluntad política unida a los controles rendirá frutos. 
 
El modelo que en principio se probará en Rosario para fijar órdenes a la policía en base a herramientas tecnológicas que centralizan datos está inspirada en Carabineros de Chile, en la Policía Nacional de Colombia y en el sistema Compstat de la Policía de Nueva York.