Policiales
Sábado 11 de Abril de 2015

Secuestros virtuales: los investigadores creen que la banda tiene un anclaje local

El bonaerense de 45, detenido el jueves cuando buscaba el pago de un rescate, fue imputado por extorsión. Aún falta localizar a sus dos cómplices. Investigan quién les apuntó las víctimas. 

Este sábado a la mañana se realizó en los tribunales santafesinos la audiencia imputativa contra R.D.L. el bonaerense de 45 años que el jueves pasado fue detenido cuando buscaba el pago de un rescate que una víctima de un secuestro virtual dejó en la esquina de calle Suipacha al 3100. 
El fiscal Roberto Apullán lo acusó por el delito de extorsión y se definió que mañana se realice la audiencia de prisión preventiva para determinar si el imputado continúa la investigación tras las rejas. Mientras tanto, la pesquisa apunta a dar con los otros dos cómplices que viajaban en el auto que llevó a R.D.L. hasta la esquina de Suipacha y Saavedra en el auto Gol Trend de color negro.
Hasta ahora, los datos que están en la causa indican que estas otras dos personas serían oriundas de la provincia de Santiago del Estero. Sin embargo, los investigadores creen que además, la pandilla tendría una conexión local. 
La sospecha es que en los 23 casos de intentos de secuestro virtual denunciados desde el 1 de enero, fueron en barrios de clase media alta. Entonces, si bien parecería que las víctimas fueron elegidas al azar, sí se vislumbra una preselección de zonas donde atacar. Y son esos datos, los que los investigadores creen que fueron pasados por alguien que conoce la ciudad. 
Cadenas, dólares y relojes 
La imputación de R.D.L. tiene además, otras dos pruebas de peso: el allanamiento que se realizó en el hotel céntrico, ubicado sobre 25 de Mayo al 2600, donde la banda se había hospedado la noche anterior al secuestro virtual y que tres víctimas reconocieron las joyas que se les secuestraron. Incluso, aún falta que otras víctimas también realicen un reconocimiento de esas alhajas, para determinar si los rescates que pagaron también quedaron en manos de este grupo. Es que de los 23 casos de secuestro virtual denunciados,12 víctimas entregaron dinero u otros objetos de valor. Entre las pertenencias que las víctimas habían abonado, había un sobre con dólares, todos numerados con la misma serie. También había dos relojes Rolex, anillos, pulseras y cadenas de oro. Por la cantidad de elementos encontrados, no se descarta que el botín haya sido producido también en otras ciudades o fuera de la provincia de Santa Fe. 
Excarcelados 
La detención de R.D.L, ocurrida el jueves a media mañana, le quitó peso al policía de 31 años que prestaba funciones en la séptima zona de inspección de Santo Tomé, que cayó el lunes pasado, a la madrugada,después de que una mujer denunciara que un auto negro había pasado por donde ella dejó el bolso con dinero que le exigían los secuestradores.
 Tanto es así que el policía, y su amigo, detenidos en el marco de una investigación por secuestros virtuales e imputados por extorsión fueron excarcelados el viernes, luego de que la fiscalía acordara con los abogados defensores medidas alternativas a la prisión preventiva.
Uno de los argumentos del abogado defensor del policía, Claudio Torres del Sel, para pedir la libertad de su cliente fue señalar que la detención se produjo porque los investigadores buscaban un auto negro, y su cliente conducía un Chevrolet Vectra color negro: “Hay que ver qué pasa ahora, con la persona que detuvieron ayer (por el jueves y en referencia a R.D.L.) a quien se le secuestró un auto color azul oscuro, que de noche puede ser fácilmente confundido”, alegó el defensor. 
En la misma línea sostuvo que las víctimas no pudieron reconocer las cadenas de oro que le secuestraron a su cliente y que solicitaron las filmaciones de las cámaras de seguridad para demostrar que su defendido no condujo el auto por el lugar donde la víctima dejó el dinero. 
“Justificamos perfectamente los teléfonos celulares que se encontraron en el auto. Hay unos que los usaba su hijo para jugar, todo eso se va a determinar con los peritajes. Después había un chip quebrado, de otro teléfono. De todas maneras, nosotros como defensa también tenemos que ver los resultados de los peritajes. Respecto del dinero (unos 80 mil pesos en efectivo) también está justificado. Él había vendido un auto a su hermano, y ese día se juntaron en la ciudad de Rincón, a cenar en la casa de los padres y le llevó la plata en un bolsito que es donde se lo secuestra. Y esa cantidad de dinero no tienen nada que ver con lo que entregó la víctima, que entregó 20 mil pesos. Entonces, tampoco existe relación entre el dinero entregado por la víctima y lo que se le secuestró a mi cliente”, dijo Torres del Sel. 
Sin embargo, el panorama no está tan despejado para el fiscal regional, Ricardo Fessia, quien subrayó que el policía continúa vinculado a la investigación y que no quedó completamente libre de sospechas: “La investigación aún necesita que se terminen de producir pruebas y diligencias. Para nosotros no deja de ser un aspecto a poner atención que esta persona circulara en horas de la madrugada con más de 80 mil pesos en el auto. Lo mismo respecto de los teléfonos. Tenía ocho celulares y hay que ver si es como plantea la defensa de que ninguno funcionaba”.
Gabriela R. Albanesi / Diario UNO