Policiales
Lunes 13 de Abril de 2015

Secuestros virtuales: quedó preso como jefe de una asociación ilícita

El bonaerense seguirá detenido hasta el juicio. El fiscal amplió la imputación por extorsión, le sumó más hechos y además lo sindicó como el cabecilla de la banda 

La situación procesal de Roque Daniel López (45) –el bonaerense que fue detenido el jueves pasado cuando levantaba de calle Suipacha al 3100 una bolsa con dinero que dejó una víctima de un secuestro virtual– se complicó este lunes cuando el fiscal Roberto Apullán, le amplió las imputaciones por extorsión que le realizó el sábado, le sumó más hechos y además lo acusó de ser el jefe de una asociación ilícita. 
Nota relacionada: Secuestro Virtual: detienen a un delincuente cuando buscaba el dinero del rescate
Suipacha al 3100:


Tras casi dos horas de debate, en las que la defensa del imputado, Ignacio Alfonso Garrone, argumentó que no se configuraba el delito de extorsión sino de estafa que prevé una pena menor, llegó la decisión del juez Sergio Carraro, quien consideró que el trabajo de la Policía de Investigaciones arrojó una “alta probabilidad de responsabilidad penal” de López en los hechos y le dictó la prisión preventiva. El fiscal reconstruyó cuatro secuestros virtuales y consideró que López fue el jefe de la logística de todos ellos. El primero fue el 2 de abril, a las 5, cuando llamaron a una mujer y le exigieron mil dólares a cambio de no cortarle los dedos a su hijo. La víctima dejó el dinero dentro de una bolsa hallado en una obra en construcción en calle Entre Ríos, entre San Jerónimo y 9 de Julio.
Nota relacionada: Secuestros virtuales: los investigadores creen que la banda tiene un anclaje local
Entre Ríos, entre San Jerónimo y 9 de Julio:

Estuvo a punto de entregar más dinero y joyas que tenía en el banco, pero los secuestradores se dieron cuenta que ese día no iba a haber actividad bancaria.
Otro caso, ocurrió esa misma madrugada, y la víctima dejó una bolsa con 30 mil dólares y un reloj Rolex de oro y plata en una bolsa en calle Saavedra al 1700.
Saavedra al 1700:

Dos días después, el 4 de abril, la víctima fue una abuela a la que le dijeron que tenían secuestrado a su nieto. Ella alcanzó a hablar con su hija, que le confirmó que el nieto estaba bien, pero el susto fue tan grande que la mujer dejó en la vereda de su casa una bolsa de supermercado con siete mil pesos y dólares. Los vecinos, que vieron la escena, fueron quienes avisaron a la policía. El otro caso fue el 9 de abril, a las 2.30. La mujer dejó el dinero en calle Obispo Gelabert al 3100. Los secuestradores lo recogieron, pero al rato le pidieron más. Así, la escena se volvió a repetir. 
Obispo Gelabert al 3100:

El engaño y las amenazas les funcionaron hasta el jueves, cuando obligaron a una mujer a retirar más dinero en una entidad bancaria porque lo que les había entregado no era suficiente. Llegó al cajero con una crisis de nervios y en el banco se dieron cuenta de lo que le estaba pasando y así se programó la entrega vigilada. López llegó hasta la esquina de calles Suipacha y Saavedra en un VW Golf en el que había, por lo menos, otras dos personas. Lo estaban vigilando policías vestidos de civil. Apenas agarró el paquete lo apresaron y sus cómplices escaparon. En la fuga, el auto hirió a un policía en la pierna, que ayer estuvo presente en la audiencia. 
En uno de sus bolsillos, López tenía la llave del auto negro, el que vieron los testigos, que había quedado estacionado en el garage del hotel donde se hospedaba desde el 29 de marzo, con una identidad falsa. En el baúl de ese auto, los investigadores encontraron más de 18 mil dólares y cientos de joyas, a tal punto que el fiscal Apullán describió el vehículo como una “caja fuerte”.
Gabriela Albanesi / galbanesi@uno.com.ar