Policiales
Domingo 10 de Enero de 2016

Siete preguntas sin respuesta sobre la fallida detención de los dos prófugos

Pistas falsas, pases de factura entre funcionarios y fuerzas de seguridad, dinero sin justificar y llamados extraños. Los principales interrogantes de una búsqueda frenética.

1) Quién pasó el dato erróneo de la supuesta detención de Christian Lanatta y Víctor Schillaci
La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, asumió el error en conferencia de prensa: "El Presidente dio la felicitación por información que le dimos nosotros, y eso lo asumimos".
Sin embargo, la funcionaria denunció que "hubo información falsa puesta a propósito que llevó a pensar que los detenidos eran tres". Y en ese contexto prometió que habrá "una investigación profunda" y un duro castigo para los responsables: en la mira quedaron agentes que trabajan para los servicios de Inteligencia, la policía de Santa Fe y Gendarmería.
"La pista falsa tiene que ver con las conexiones del delito en las estructuras de las fuerzas de seguridad", apuntó Bullrich antes de prometer que los involucrados "van a recibir las consecuencias penales de quien tuvo cierta complicidad".
2) ¿De dónde sacaron el dinero que fue hallado en la camioneta volcada?
La VW Amarok blanca que llevaba inscripciones falsas de Gendarmería Nacional apareció volteada en una cuneta, luego de que su conductor eludiera al menos dos retenes en la zona de Campo Medio y en dirección norte.
El dato llamativo los investigadores hallaron dos valijas repletas de dólares en el interior del vehículo. La información coincide con la descripción que hizo Héctor Ferreira, al contar la pesadilla que vivió cuando fue asaltado por los fugados del penal de General Alvear. "Estaban armados hasta los dientes y querían llevarme de rehén porque no conocían el camino. Me ofrecían dólares, tenían muchos dólares". ¿De dónde sacaron el dinero? ¿Quién les daba apoyo económico?

3) Con quiénes se comunicaron los hermanos Lanatta y Schillaci en los últimos días
En pleno operativo de búsqueda de los prófugos, las fuerzas federales allanaron un galpón abandonado -situado en la zona de San Carlos Sur (Santa Fe)- donde estuvieron refugiados los sentenciados por el triple crimen de General Rodríguez.
En ese lugar fueron hallados dos teléfonos celulares que podrían ser decisivos para reconstruir parte de la fuga: el historial de comunicaciones ayudaría a descubrir quiénes ayudaron a los hermanos Lanatta y a Schillaci a evadir todos los operativos que se hicieron desde que escaparon del penal de General Alvear.
Fuentes de Comodoro Py adelantaron que en el peritaje se estableció que hubo al menos una docena de llamadas entrantes y salientes. Por estas horas, especialistas de la Policía Federal tratan de establecer con quiénes hablaron los fugados.
4) El papel del ingeniero que denunció haber sido secuestrado por los Lanatta y Schillaci
Juan Ignacio Reynoso tiene 31 años y trabaja para un laboratorio reconocido. Su papel en esta historia es importante: denunció que los prófugos lo secuestraron -el jueves pasado, en la ruta de acceso a San Carlos (Santa Fe)- para sacarle su camioneta (la que volcó en Campo del Medio) y lo tuvieron 36 horas cautivo en su departamento.
Para los investigadores, el papel de este ingeniero agrónomo no está del todo claro: tras ser rescatado por vecinos que escucharon sus pedidos de auxilio y lo encontraron maniatado en su domicilio, Reynoso prestó declaración ante un fiscal y fuentes judiciales deslizaron que su relato generó dudas porque "no fue coherente".
En base a ese análisis, se decidió allanar su departamento y lo trasladaron a la localidad santafesina de Cayastá para verificar su declaración. Quieren determinar si fue sólo una víctima.
5) ¿Los prófugos se dividieron o abandonaron al que ya no pudo resistir la exigencia de la huida?
Martín Lanatta apareció todo golpeado, exhausto, caminando con las pocas fuerzas que le quedaban y no opuso resistencia cuando lo detuvieron. Se sabe que sufrió lesioens por el vuelco de la camioneta en la que se movilizaba.
Su detención abrió otro interrogante: ¿lo abandonaron porque no podía más o se entregó por cuestiones estratégicas? Una posibilidad es que los fugados decidieran dividirse para complicar el trabajo de las fuerzas federales.
6) Por qué los buscaban en Buenos Aires, pero estaban en Santa Fe
Sobre el epílogo de 2015, a horas del Año Nuevo, las fuerzas de seguridad realizaron un gran operativo en la provincia de Buenos Aires con la convicción de que habían localizado a los prófugos. "Están cercados", aseguró Cristian Ritondo, ministro de seguridad bonaerense.
La revelación del funcionario instaló la sensación de que los fugados estaban a punto de ser apresados. Sin embargo, en estas horas empezó a quedar en evidencia que en realidad los delincuentes estaban muy lejos de la zona donde supuestamente los tenían ubicados: ¿"Cercados" a más de 500 kilómetros de distancia? Había cobra aún más relevancia la denuncia de Patricia Bullrich sobre las pistas falsas
7) ¿En dónde están realmente Christian Lanatta y Víctor Schillaci?
Pasada la euforia que había generado el fallido anuncio de la detención de los tres malvivientes, desde las fuerzas de seguridad trataron de atenuar el papelón filtrando la información de que, si bien sólo había sido capturado uno de los tres buscados, los otros dos estaban al caer porque se había establecido que se encontraban en una zona cercana al lugar en el que fue capturado Martín Lanatta.
"Están en un radio de 10 kilómetros" o "los buscan en el agua" fueron datos que se repitieron en los medios de comunicación durante la tarde del sábado. Sin embargo, llegó la noche y no hubo novedades positivas.
Luego de varias horas sin anuncios oficiales, Patricia Bullrich y Eugenio Burzaco encabezaron una conferencia de prensa en la que confirmaron que sólo tenían a Martín Lanatta y que aún buscaban a los otros dos delincuentes.
Los dos hombres que permanecen prófugos son buscados por aire, tierra y también por agua en botes de la Prefectura Naval: las zonas por donde habrían sido vistos están afectadas por las inundaciones y cerca del río Paraná. Sin embargo, pasan las horas y nadie sabe dónde están.
LEER MÁS: Por tierra y agua, sigue la búsqueda de los prófugos​

Fuente: Infobae.