Policiales
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Sigue delicado el policía que cayó de un techo de un galpón en Bº Candioti

Se trata de Juan Gómez, de 31 años. Se desplomó desde cuatro metros al pisar una chapa de plástico de un galpón. Está internado en terapia 

El miércoles, pasadas las 17.30, y dentro de la sala de terapia intensiva de un sanatorio privado de esta ciudad, el suboficial Juan Gómez, de 31 años, recuperó el conocimiento, denotando con ello una leve mejoría, ya que estuvo inconsciente desde las 3.40, cuando cayó al suelo luego de pisar una chapa de un galpón. El hecho sucedió cuando perseguía a un delincuente, en Calchines al 1500 de barrio Candioti.
Las autoridades de la Unidad Regional I La Capital de la policía santafesina corroboraron con el plantel médico del sanatorio privado el estado general de Gómez, la leve mejoría al recuperar el conocimiento, pero se mostraron cautos, ya que precisaron los profesionales médicos que se deben esperar al menos otras 48 horas para evaluar la evolución que tenga el paciente, ya que la lesión en la cabeza es importante.
 
Llegada de los policías 
El miércoles, a las 3.40, el operador de la central policial 911 recibió un llamado de un particular en el que dijo que su hijo estaba encerrado en una de las habitaciones de su vivienda de Calchines al 1500, en el barrio Candioti, porque había ladrones en el patio.
Fueron al lugar cuatro suboficiales en dos patrulleros, uno de la Comisaría 3ª y el restante del Cuerpo de Patrulla Urbana (CPU). Cuando llegaron al lugar, dialogaron con el dueño y este les permitió a los policías que ingresaran a realizar una verificación en cada una de las dependencias y en el patio del inmueble.

Golpeó su cabeza en el piso
Los policías ingresaron hasta el patio trasero de la vivienda, cuya característica es la de tener tapiales medianeros muy altos. Así fue como sorprendieron y aprehendieron a uno de los ladrones, al que le secuestraron un bolso con efectos robados de la vivienda. Posteriormente lo identificaron como L.G., de 22 años. 
Simultáneamente, otro de los cuatro policías que ejecutaban el procedimiento corrió por los techos de una casa vecina y luego hasta otro perteneciente a un galpón, persiguiendo a un segundo ladrón. Durante la corrida pisó una chapa de plástico, la que se rompió y por eso cayó de una altura de cuatro metros, golpeando la cabeza contra el piso de pavimento y quedando inmóvil. 
Al lugar llegaron más de 10 patrulleros, convocaron al dueño del galpón para que abriera las puertas y luego trasladaron al suboficial Juan Gómez al hospital José María Cullen.
El miércoles, a las 13, Gómez fue llevado a un sanatorio privado, y a las 17.30, abrió los ojos y recuperó el conocimiento.
El grave suceso ocurrió frente al autoservicio Calchines, adonde el 18 de junio de 2013, a las 19.30, fue baleado el comerciante Sergio Carande, de 54 años, y falleció el mismo día después de las 22, generando conmoción en barrio Candioti y en la ciudad.


Por Juan Trento / De la Redacción de UNO Santa Fe