Policiales
Viernes 20 de Mayo de 2016

Tras la denuncia por corrupción, cambian autoridades en Jefatura

Asumieron los nuevos jefes en el Departamento Logística D4 de la jefatura. La medida surgió luego de que la Justicia provincial investigó fraudes en el área automotor de la Policía. Uno de los exjefes fue golpeado y amenazado este viernes por la madrugada

Luego de una semana cargada de novedades en el ámbito del Departamento Logística (D-4) de la jefatura provincial, se conoció este viernes que el comisario Víctor Teófilo Pereira y la comisaria Claudia Baella son quienes asumieron al frente del área que se encuentra siendo investigada por un presunto fraude en perjuicio de la administración pública con relación a la reparación de móviles policiales. La noticia se conoció bajo un clima tenso, ya que durante la madrugada del viernes, uno de los empleados que fue desplazado del área de manera preventiva, terminó siendo golpeado y amenazado en el macrocentro de la ciudad por dos sujetos, en una situación no muy clara.
 
Cambio de piezas
Tal como anticipó el pasado martes el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, fueron desplazados de su cargo los agentes policiales que estuvieron a cargo del Departamento Logística (D-4) de la jefatura provincial durante los últimos meses. En este sentido, Pullaro designó como titular del área al comisario Víctor Teófilo Pereyra, quien se desarrollaba previamente como jefe de la Comisaría Especial en la Casa de Gobierno. Mientras que en el segundo lugar, quedó Claudia Baella, la cual se desempeñaba como jefa de la Comisaría de la Mujer dependiente de la Unidad Regional XV con asiento en la ciudad de Coronda. Estos dos nuevos funcionarios quedaron al frente el pasado jueves y ocuparán una de las áreas más calientes por estos días.
 
Por su parte, los otros dos funcionarios que fueron desplazados de sus cargos, José Leiva y Juan Barrios, permanecerán a un costado de la fuerza hasta tanto la investigación iniciada en el Ministerio Público de la Acusación, dé algún resultado.
 
 
Vale recordar, que el ministro de Seguridad señaló que el desplazamiento se dio para “dejar que la investigación pueda avanzar”. Por ello remarcó el martes pasado: “Vamos a correr a quienes están en esa dirección de manera preventiva hasta que pueda resultar alguna imputación por parte del fiscal”, expresó Pullaro a la prensa en ese entonces. 
 
“Callate la boca”
Uno de los funcionarios apartados del cargo del área del Departamento de Logística (D-4) fue Juan Barrios, el cual durante la madrugada del viernes fue golpeado y amenazado. El hecho sucedió a la 1 aproximadamente, en la esquina de Amenábar y Saavedra del macrocentro santafesino. 
 
Según trascendió, Barrios fue interceptado por dos sujetos que circulaban en motocicleta. Ambos comenzaron a golpearlo y amenazarlo y uno de ellos le dijo “callate la boca”, situación que fue asociada inmediatamente a la investigación iniciada el pasado 4 de mayo por maniobras de corrupción sucedidas en el D-4.
 
Más procedimientos
Por su parte, a la espera de los peritajes realizados por el personal mecánico de Gendarmería Nacional, el fiscal Apullán ordenó una serie de allanamientos en la tarde del jueves. Estos procedimientos se ejecutaron en Logística de la Unidad Regional I y también de Logística de la Jefatura de la policía provincial. Ambos tuvieron el objetivo de secuestrar diversa documentación vinculada a los móviles pertenecientes a la dependencia. 
 
Cabe destacar que en las áreas allanadas durante el jueves, se realizaron distintas acciones como inspecciones oculares, planimetrías; tomas fotográficas; inventarios de maquinarias y varios elementos que serán útiles para la investigación. 
LEER MÁS: Corrupción policial: el ministro evalúa hacer cambios en Logística
En cuanto a los peritajes realizados a los 10 automóviles secuestrados en los diversos allanamientos, desde la Fiscalía esperan los resultados finales que serán remitidos desde la Gendarmería Nacional en los próximos días.
 
Con sello “anónimo”
La investigación llevada a cabo por el fiscal Apullán comenzó el pasado 4 de mayo, luego de que llegue al despacho privado del ministro Pullaro un sobre con documentación que denunciaba un accionar corrupto dentro de la fuerza policial. El mismo se desarrollaba desde el Departamento de Logística (D-4) donde los empleados contrataban arreglos que nunca se hacían en los móviles policiales. 
 
Ante tal información, el ministro de Seguridad envió la documentación al Ministerio Público de la Acusación para que este actúe de oficio. Una vez notificada la Justicia, fue el fiscal Apullán quien se hizo cargo de la pesquisa y el cual ordenó una serie de allanamientos en talleres mecánicos y de ploteos, donde presuntamente el personal de Logística contrataba servicios que nunca se habrían efectuado. 
 
Por el momento, fueron peritados por Gendarmería diez automóviles dependientes de la Unidad Regional I. No obstante ello, la investigación penal preparatoria iniciada en el MPA todavía no individualizó a ninguna persona que podría tener algún grado de responsabilidad. A pesar de ello, fueron apartados de su cargo, con fin preventivo, dos agentes que se encontraban al frente de la D-4 para que así la investigación siga con su curso judicial. 
Ignacio Mendoza / ignaciomendoza@uno.com.ar / De la Redacción de UNO