Policiales
Martes 19 de Abril de 2016

Un cura y un director de escuela, detenidos por abusar de menores

Al religioso, que vive en Reconquista, lo acusan de violar a dos niños. Al docente, que es de la lindera Avellaneda, se le imputa el abuso de dos adolescentes. 

Un cura de Reconquista y el director de una escuela de la ciudad Avellaneda fueron apresados este martes, ambos acusados de abusar sexualmente de chicos con los que tenían vínculos específicos por sus funciones.

La primera detención fue la del director de la escuela primaria Nº 1296 de barrio Padre Celso. Se trata de Lucio C., un hombre de 58 años, que fue denunciado por dos adolescentes de 13 y 17 años. En su investigación, el fiscal Rubén Martínez lo imputó por el delito de corrupción de menores y ordenó un allanamiento de su domicilio. En la requisa, los agentes encontraron dos armas de fuego: una carabina, una escopeta calibre 16 y nueve cartuchos 9 milímetros. El imputado no tenía permiso de tenencia para ninguna de ellas por lo que también se le abrió una causa por tenencia indebida de arma de fuego. 
 
 
La investigación comenzó en diciembre pasado. Fuentes del caso indicaron que ambas víctimas estaban alojadas en un refugio de la ciudad de Reconquista por problemas familiares y que ellas mismas le contaron al personal que trabaja en esa institución los episodios que estaban sufriendo.
 
Allanamiento
Así fue que la denuncia quedó radicada en la Agencia de Investigación sobre Trata de Personas (AITP), que desembocó en el allanamiento de un domicilio ubicado en calle 304 a la altura del 400, en Avellaneda, donde vive el victimario y su detención. 
 
En el lugar, también se secuestraron una computadora y tarjetas de memoria y ocho chips de telefonía celular y aparatos. Los investigadores creen que el imputado le daba los teléfonos a las chicas para poder comunicarse con ellas. Otra línea de investigación también mira las redes sociales. El detenido tenía mucha información y fotos abiertas al público en su perfil, incluso, en algunas de ellas aparecía una de las víctimas con mensajes de amor. 
 
En la capilla
La segunda detención ocurrió este martes por la mañana, en la parroquia María Madre de Dios de la ciudad de Reconquista, desde donde salió esposado Néstor M., un sacerdote de 47 años, que llegó a la ciudad de Reconquista en septiembre del año pasado y que está siendo investigado por delitos contra la integridad sexual que habría cometido en perjuicio de una niña de tres años y de su primo, de cinco años.
 
“En este caso la denuncia fue realizada por la madre de la niña en el Centro de Orientación de Víctimas de Violencia Familiar y Sexual de la Unidad Regional XIX de la Policía provincial”, explicó el fiscal Rubén Martínez. 
 
Y agregó más detalles: “Según consta en la denuncia, el sacerdote tocó a la niña y a su primo en su zona anal y genital dentro de la residencia católica en la que vive y también los obligaba a que lo toquen a él”. El funcionario del MPA dijo, además, que ya intervinieron en el caso el psicólogo y médico policial, y se le realizaron diversos estudios a la menor. Los resultados fueron escalofriantes: “Se confirmó que la niña tiene desgarro parcial de su himen y fue contagiada con el Virus del Papiloma Humano (VPH), una enfermedad de transmisión sexual”, dijo Martínez. En relación a los abusos de los que habría sido víctima el nene, el fiscal aclaró que la investigación tiene un contratiempo importante, que es que los padres del chico no quieren avanzar con la denuncia para no exponer al niño hasta tanto no consulten con un psicólogo particular.
 

Secuestro. En la casa del docente encontraron dos armas de fuego, cartuchos 9 milímetros y gran cantidad de celulares / Foto: Ministerio Público de la Acusación
 
“Recen por mí” 
Según publicó el periodista Gustavo Raffin en el sitio web Reconquista Hoy, de la declaración de la nena se desprende que el cura habría mantenido relaciones sexuales con una mujer a la vista de la chiquita. El dato fue aportado por un tío de la víctima, quien contó que la nena pudo describir lo que había visto de manera detallada.
 
En medio del procedimiento policial, Raffin le preguntó al cura por qué se lo llevaban detenido: “Me están injuriando. Necesito estar solo para rezar y entender por qué me está pasando esto”, le respondió y le pidió: “Recen por mí”. 
 
El subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales, Rolando Galfrascoli, destacó el trabajo de la Policía de Santa Fe que, a través de la Agencia de Trata y de la delegación con asiento en Reconquista, bajo la conducción de Mónica Viviani y junto con la fiscalía, llevó adelante las investigaciones.
 
“En la presente investigación, al igual que en todas aquellas en las que se vulneran derechos de los niños, niñas y adolescentes se siguieron las recomendaciones de la Guía de Buenas Prácticas confeccionadas por la Subsecretaría de Persecución Penal de la Fiscalía Regional 4”, señaló Leandro Mai a cargo de dicha subsecretaría. “Este documento pone especial acento en velar por el interés superior del menor víctima, intentando minimizar los efectos de la victimización que el proceso penal supone para un menor de edad”, concluyó Mai.
 
En el 2007 se creó dentro de la Policía de Santa Fe una unidad especial dedicada a la lucha contra el delito de trata de personas, originándose así lo que es actualmente la AITP, un área con rango de agencia a partir de la reglamentación de la ley N° 13.339/2013. Esa misma norma establece el trabajo en conjunto entre la AITP y el Ministerio de Derechos Humanos en el abordaje de los delitos de trata de personas y conexos. 
 
Antecedente
El norte provincial tiene un gravísimo antecedente en materia de abuso sexual, el caso de Manuel Díaz, un exempleado del Poder Judicial que abusó de su hija durante años y que luego la amenazó de manera muy violenta cuando la chica lo denunció. Tal es así que en noviembre del año pasado, la fiscalía pidió que se unificaran los dos juicio contra Manuel Díaz, y el juez determinó que el imputado continúe preso hasta que haya una sentencia definitiva.
 
En ese marco, el Ministerio Público de la Acusación imputó a Díaz por los delitos de abuso sexual con acceso carnal doblemente calificado; abuso sexual gravemente ultrajante, reiterado y también doblemente calificado; y promoción de la corrupción de menores agravado. La imputación de estos delitos es por los hechos ocurridos desde que la niña tenía 6 años hasta la actualidad, y denunciados por la madre de la menor en febrero del 2015.