Policiales
Sábado 16 de Julio de 2016

Un hombre pidió volver a la cárcel para evitar seguir viviendo con su suegra

"Prefiero estar en la cárcel. Quiero que me trasladen", asegura Nélson Amaya, a quien se le había concedido el beneficio de la prisión domiciliaria hasta que llegue el momento de determinar la fecha del juicio.

Tenía prisión domiciliaria y pidió volver a la cárcel. La insólita escena ocurrió en Trelew, donde un hombre detenido por un crimen se presentó en la comisaría y dijo: "Prefiero estar en la cárcel. Quiero que me trasladen". Para él, estar tras las rejas era mejor que seguir viviendo en la casa de su suegra.

El preso, identificado como Nélson Amaya, está acusado de haber asesinado a su cuñado tras una pelea familiar, en un hecho que ocurrió en febrero en el Barrio Los Pensamientos de la ciudad chubutense de Trelew. Poco tiempo después le otorgaron la prisión domiciliaria. El domicilio fijado fue la casa de su suegr a, donde estuvo durante diez días.

Amaya fue detenido por el crimen de su cuñado, Cristian Montesino, asesinado la madrugada del 26 de febrero. Según fuentes del caso, tras compartir una comida hubo una discusión en la que el detenido habría atacado con un cuchillo a la víctima.

Como no tenía antecedentes, en la audiencia de detención la jueza Ana Servent le concedió el beneficio de la prisión domiciliaria hasta que llegue el momento de determinar la fecha del juicio.

Amaya no pudo ir a su vivienda, ya que esta se encuentra a pocos metros de la casa de su hermana, la esposa del hombre asesinado. La mujer dijo que tenía temor respecto a que el acusado residiera tan cerca.

En estos casos, el imputado puede decidir en qué lugar cumplir el beneficio, siempre y cuando el destinatario acepte. Amaya eligió la casa de su suegra. Pero al parecer equivocadamente: sólo estuvo diez días, confirmaron a Clarín fuentes judiciales.

Una mañana Amaya violó el beneficio que le había otorgado la jueza por ser una persona sin antecedentes penales y por las características del hecho y se presentó en la seccional tercera.

Sin dar mayores precisiones, dijo a los agentes de guardia que lo esposaran y lo llevaran a la Alcaidía. "Prefiero estar ahí antes que en la casa de mi suegra. Quiero que me trasladen", explicó.

El imputado no estuvo mucho tiempo en la cárcel. Ante un pedido de la defensa fue trasladado a su vivienda pese a la oposición de su hermana. La justicia consideró que no existía peligro ya que el hombre no puede salir ni a la vereda.