Policiales
Lunes 11 de Septiembre de 2017

Un mensaje en el celular habría disparado la furia de la mujer que atropelló y mató al rugbier

Genaro Fortunato falleció tras ser embestido por el auto que conducía su pareja en San Rafael, Mendoza. La víctima y la mujer habían discutido minutos antes. No está claro si fue intencional o accidental

Luego de la trágica muerte del reconocido rugbier mendocino Genaro Fortunato, de 25 años, se agrava la situación judicial de su novia, Julieta Silva (30), a quien la acusan de atropellarlo y arrollarlo con su auto a la salida de un boliche en San Rafael, en el sur provincial, durante la madrugada del sábado.


El futuro procesal de la mujer se complica con el correr de las horas, ya que empiezan a tomar fuerza las versiones de los testigos, sobre todo de un cuidacoche, que aseguran que la chica, tras discutir con el deportista dentro del bar La Mona, salió corriendo hacia su vehículo Fiat Idea, lo encendió y emprendió la marcha con Fortunato subido al capot, quien cayó al piso, en la intersección de las calles El Chañaral y Ruta 143, en el distrito Las Paredes. Ante este escenario, Silva continuó la marcha, pero se detuvo repentinamente, hizo una "U" y decidió avanzar otra vez sobre el cuerpo del joven, a quien le aplastó el cráneo.

Hay que aclarar que se espera el avance de las pesquisas judiciales, a cargo de la fiscal que lidera la causa, Andrea Rossi, ya que por el momento no ha podido contar con la declaración de la joven por su estado mental. De hecho Silva se encuentra aún internada en el sector psiquiátrico del hospital sanrafaelino Teodoro Schestakow en un importante estado de conmoción por lo ocurrido.

silva2.jpg
<b>Víctima.</b> El joven fue atropellado brutalmente a la salida de un boliche.
Víctima. El joven fue atropellado brutalmente a la salida de un boliche.


De esta manera, el caso sigue bajo la calificación de "averiguación homicidio" aunque no se descarta que en las próximas horas Silva, propietaria de un reconocido local de ropa de la ciudad sureña, sea imputada por homicidio culposo o doloso, teniendo en cuenta que pudo haber tenido finalmente la intención de asesinar al chico, con quien mantenía una relación de noviazgo desde comienzo de año. Asimismo, se aguardan los resultados de la autopsia para determinar cómo falleció Fortunato.

Lo que está cada vez más en claro es que ambos tuvieron una fuerte discusión dentro del local bailable, luego de que Genaro recibiera en su celular el mensaje de otra mujer, que podría estar vinculado a una supuesta paternidad. Silva, molesta, decidió abandonar el boliche, y en medio de la furia, se desencadenó la tragedia. Conocidos de ambos aseguran que la mujer es madre de dos hijos y que el año pasado se separó del padre de los pequeños. Asimismo, es la propietaria de un local de indumentaria llamado "Verde Limón". Por su parte, allegados a Silva aseguran que el joven desde hacía un tiempo la venía "molestando y acosando" en continuar con la relación, que se había transformado en "enfermiza".