Policiales
Martes 19 de Julio de 2016

Un testigo narró cómo se dio el atrincheramiento del cabo Cejas

Tomás Morello del restorán Orfilia contó qué pasó el sábado con el efectivo Pablo Cejas, el cual sacó un arma y amenazó con suicidarse en la zona de Costanera

Tomás Morello nunca imaginó que lo que iba a ser una tarde de sábado normal y cargada de trabajo se iba a convertir en tensión y pura adrenalina. Con tan solo 22 años, el joven encargado del restorán Orfilia fue el testigo clave que vio cómo el cabo Pablo Cejas sacó un arma de fuego y se atrincheró en la esquina de Javier de la Rosa y Almirante Brown situación que generó un caos y revuelo en todo el barrio Guadalupe Este.
Embed

En su relato a UNO, Morello contó que todo comenzó a las 18.30 cuando los últimos rayos del sol de la tarde comenzaban a desaparecer. "Él -por Cejas- estaba sentado en una mesa del bar La Brava el cual está pegado a Orfilia. De manera llamativa amenazó a dos chicas que se encontraban ahí para que estas se vayan ya que manifestó que se iba a suicidar", narró el joven. "Rápidamente las mujeres le avisan a un trabajador del restorán y él me avisa a mí. Yo de inmediato me cruzo a la estación de servicio para que tengan cuidado", siguió, e indicó que un móvil policial se acercó al lugar donde se encontraba Cejas y allí comenzó una fuerte discusión entre el efectivo que tenía en sus manos un arma y los mismos policías que llegaron. "El muchacho hizo el primer disparo y ahí nos asustamos todos. Fue en ese momento cuando saqué por atrás a todos los empleados que se encontraban dentro del restó", recordó.
Embed

"Cuando se armó el operativo policial, los únicos que nos pudimos quedar acá cerca de la esquina fuimos yo, y grupo de amigos que la Policía no pudo sacar ya que el efectivo iba y venía por la esquina. Luego le dije a los chicos que vayamos por la Costanera para así poder salir del lugar pero en el camino nos encontramos con un comando del Grupo de Operaciones Especiales (GOE) los cuales nos pidieron identificarnos. En ese momento yo les dije que era el encargado y ellos me preguntaron si podía ayudarlos a lo que les dije que sí", explicó Morello.
Embed

Adentro del local

Luego de que el Grupo de Operaciones Especiales le pida colaboración al joven, este les indicó por dónde podían ingresar para reducir a Pablo Cejas, quien por esos momentos se encontraba en la esquina y cuando el personal policial se acercaba por Javier de la Rosa, este respondía con gritos y tiros al aire.
"Ingresamos por la puerta trasera que yo me había asegurado que quede abierta y nos quedamos dentro del depósito del local. Cuando Cejas vio que había movimiento intentó entrar por la puerta de adelante pero a esa yo la había cerrado por lo que se dirigió hacia el ingreso trasero y luego hasta el mostrador", detalló Morello.
Orfilia2.jpg

Momento de suspenso

"Una vez dentro él empieza a hablar y me dice que salga que no me iba a hacer nada porque él era policía. En ese momento uno de los del GOE me indica que le responda pero no me salían las palabras de los nervios. Cuando Cejas se acercó hacia el depósito, los miembros del GOE se le abalanzaron y lo pudieron reducir", explicó emocionado el joven sobre lo que fueron, por lo menos, los minutos con más adrenalina que le tocó vivir en su vida.
—¿Que te decía Cejas en ese momento?
—Que me quede tranquilo, que no me iba a hacer nada. Es más en reiteradas ocasiones, cuando yo me encontraba en la esquina, me decía que me quede tranquilo que el problema no era conmigo y el grupo de personas que estábamos allí, sino que lo hacía por nosotros. Nunca trató de lastimarnos a nosotros ni a los del bar.
Orfilia3.jpg

—¿Tuviste miedo?
—Un poco. La verdad que fue un sábado impensado, con mucha adrenalina. Por suerte no pasó nada.
—¿Que opinás de Pablo Cejas?
—Yo pienso que no fue el medio por el cual actuar, pero los reclamos eran válidos. El quería que se sepa toda la verdad de los hechos pero como no vio respuesta de nadie, optó por este método. Al fin y al cabo logró lo que quería que era contactar a la prensa y que se conozca todo lo que él sabía.
"El muchacho hizo el primer disparo y ahí nos asustamos todos. Fue en ese momento cuando saqué por atrás a todos los empleados que se encontraban dentro del restó" - Tomás Morello, encargado del restorán Orfilia
Así, de esta manera, vivió Tomás Morello su último sábado. Sin imaginar que se iba a convertir en un héroe que permitió que Cejas no se quite la vida luego de ayudar al Grupo de Operaciones Especiales para que ingrese al restorán y así garanticen que el efectivo no cometa ninguna locura en Javier de la Rosa y Almirante Brown. "Lo volvería hacer", concluyó el muchacho de tan solo 22 años quien se encuentra a cargo del restorán Orfilia ubicado en el norte de la Costanera. Desde el sábado, su vida no volvió a ser la misma.