#NiUnaMenos
Domingo 09 de Agosto de 2015

Una marcha terminó con destrozos en la casa donde murió Chiara Páez

Es donde viven los dos adultos imputados por el homicidio de la chica. El episodio se produjo luego de una jornada donde la indignación por la liberación de los detenidos fue creciendo

La ciudad de Rufino amaneció ayer entre consternada e indignada por la decisión de un camarista de dejar en libertad a los dos adultos imputados por el crimen de Chiara Páez, la adolescente de 14 años asesinada el 10 de mayo y enterrada en la casa de su novio, autor confeso del homicidio y único detenido, quien convivía con su madre, su padrastro (que recuperaron la libertad) y sus abuelos. La bronca, que se fue incrementando a lo largo del día, terminó con un episodio que ya algunos vaticinaban: manifestanes ingresaron a la vivienda donde fue encontrada la joven y provocaron destrozos.

   El hecho se produjo anoche, al cierre de esta edición, luego de que un nutrido grupo de personas que algunos calcularon superior al millar se concentró en la plaza Sarmiento, de Rufino, para manifestar su descontento con la liberación de la madre y el padrastro de Manuel V. (el novio de Chiara), y pedir justicia. Pero luego de marchar alrededor de esa manzana, un grupo se trasladó a la vivienda de San Martín al 800, trepó los tapiales, ingresó y provocó rotura de vidrios y mobiliario. Después de esto, la policía se hizo presente y estableció una custodia en el lugar. Al cierre de esta edición, no se tenía conocimiento de que hubiese detenidos por los graves incidentes.

   En la vivienda no había gente. Posiblemente, sus ocupantes ya sabían que podía ocurrir algún problema, sobre todo por las expresiones de indignación que se venían ventilando a través de las redes sociales y los comentarios de lectores en los medios de comunicación.

   La marcha había sido convocada el día anterior, en un llamado que se viralizó durante la jornada de ayer, en la que se escucharon expresiones de Fabio Páez, el padre de la joven, el fiscal Clavero, la querella y otras voces que se hicieron oír durante todo el día.

Golpeados. “Estamos muy golpeados, dolidos por la decisión del juez Fernando Vidal. Nos causó sorpresa a nosotros y a todo el mundo en general”, contó ayer a La Capital Fabio, el padre de Chiara, minutos antes de la concentración. “La Fiscalía, y hasta abogados amigos con los que uno habla no entienden cómo pudieron dejarlos libres”.

   Páez adelantó lo que diría un rato después en la plaza, que “estos asesinos vuelvan a la cárcel, que es donde tienen que estar. Con las últimas pruebas ya no quedan dudas, el único que duda es el camarista. La gente está muy indignada, lo dice por las redes sociales”, reveló el padre, quien espera que “este caso se aclare de una vez por todas”.

   En el mismo sentido se expresó Rubén Iriarte, reconocido periodista de la ciudad, quien afirmó que “hay mucha bronca en el pueblo, la gente está caliente como una pava, porque el fallo del camarista descalifica toda la investigación”.

Resolución. Tal cual lo publicó La Capital en su edición de ayer, Carolina G. y Carlos C., madre y padrastro del chico de 16 años imputado en el homicidio de Chiara Páez, la joven que apareció asesinada y enterrada en una casa de Rufino, fueron liberados tras la resolución Nº 47 dictada por el presidente de la Cámara de Apelaciones de Venado Tuerto, Fernando Vidal. En una audiencia de apelación celebrada el martes (pero cuyo resultado se conoció ayer) el magistrado revocó así la resolución del 10 de junio por la cual el juez Eduardo Bianchini había impuesto la prisión preventiva a los dos adultos, que ya estaban detenidos al igual que el novio de la adolescente, único autor confeso del crimen.

   El camarista entendió que “las pruebas existentes sólo permiten efectuar una hipótesis de sospecha”, las que “no alcanzan para arribar al grado de probabilidad que requiere el 1º inciso del artículo 219 del Código Procesal Penal” para demostrar que ambos participaron del crimen. “No existen pruebas directas que los involucren y las indirectas no permiten arribar al grado de convicción mencionada (de que fueron partícipes del asesinato)”.

   La decisión de Vidal fue tomada a partir de una apelación presentada por la defensa de los dos imputados, y a pesar de que la prisión preventiva para ambos había sido ordenada por dos jueces de primera instancia. En primer lugar, lo había hecho la jueza de la Investigación Penal Preparatoria (IPP) Lorena Garini, quien luego fue desplazada de la investigación; pero el juez Eduardo Bianchini ?quien reemplazó a Garini? también entendió que había elementos suficientes para que los dos imputados quedaran detenidos preventivamente como presuntos partícipes del homicidio de la menor.

   “No entendemos nada. El mismo fiscal Mauricio Clavero se preguntó que pruebas más se necesitaban para que estos sujetos sigan tras las rejas. ¿Hay que presentar un video que muestre el momento del crimen?”, se preguntó Fabio Páez.

Sorpresa. “La resolución del camarista Vidal nos sorprende”, señaló el fiscal de la investigación, Mauricio Clavero. "A pesar de la gran cantidad de elementos probatorios presentados y de la peligrosidad procesal que existe, el magistrado entendió que las pruebas pueden ser suficientes tanto para determinar una presunta participación de ambos imputados como un supuesto encubrimiento. Y, en tal sentido, se aferró al beneficio de la duda y concedió la libertad a la pareja", agregó. Y abundó: "Para este caso, como los imputados son familiares directos del menor que confesó el asesinato, el encubrimiento tiene la excusa absolutoria que hace que el delito no sea punible para ellos".

"Vidal entiende que no hay prueba directa que demuestre la participación de los imputados en el hecho; no obstante, es claro que en este tipo de delitos denominados «delitos a puertas cerradas», salvo la confesión o una videograbación del crimen, todas las pruebas son indiciarias o indirectas. En el mundo de las investigaciones penales es muy difícil conseguir pruebas directas en este tipo de situaciones; y aún en el caso de una confesión, puede ocurrir lo que pasó en este caso: que el novio de la víctima confesó haberla matado y, sin embargo, su relato está plagado de inconsistencias", agregó Clavero.

El fiscal también trajo a colación que hubo dos escenarios en los que se produjo el crimen. "El interior de la vivienda y el taller; en el primero estaba toda la familia del novio, y la víctima fue trasladada desde el interior hacia el taller. Es decir, es imposible que la familia no haya sabido lo que estaba ocurriendo", argumentó.

Por su parte, Natalia Ferrero, abogada de la parte querellante, consideró —entre otros puntos—que el de Vidal "es un fallo inesperado, que obedece a un temor de Vidal de que fuera reprochado su trabajo por parte de la Corte Suprema ante el disparate jurídico que hizo cuando dictó la primera resolución donde dictó la nulidad y apartó a la jueza de Rufino, Lorena Garini".

Mal final. Lo cierto es que en las redes sociales abundaron las quejas durante todo el día, y hasta comentarios irreproducibles sobre la decisión judicial y contra el magistrado, ya que se sostiene que la madre y el padrastro del chico que confesó ser el autor material del crimen de Chiara "no podían estar ajenos a lo que aconteció la noche y que acabó con la vida de la adolescente".

Y lo que fue una bronca creciente durante todo el día fue generando un ambiente cada vez más enrarecido, que terminó con desmanes en la casa de los imputados, luego de una manifestación cuyo objetivo era pedir justicia. Una situación cuyas consecuencias seguramente se conocerán con el correr de las horas.