Policiales
Miércoles 12 de Julio de 2017

Una mujer policía mató a su pareja también de la fuerza y luego se habría suicidado

El trágico hecho habría ocurrido como desenlace de una pelea, en Viamonte y España, en la capital tucumana.

Una oficial de la Policía asesinó a balazos a un agente de la fuerza, con el que habría mantenido una relación sentimental, y luego se habría quitado la vida en Viamonte y España, en la capital tucumana, según las primeras informaciones recogidas por el diario La Gaceta.

De acuerdo con lo que se informó,los vecinos de la zona escucharon una fuerte discusión a la que le siguieron al menos tres disparos de arma de fuego. Cuando salieron a la calle se encontraron con una mujer y un joven tirados en el piso. La oficial tenía un disparo en la cabeza y el agente al menos dos impactos en el cuerpo.

Con el correr de las horas se supo que se trataba de Cyntia Benedetti y Franco Piqueras, quienes prestaban servicios en la División Homicidios, ubicada a unos 150 metros de donde se originó el hecho.

La hipótesis del caso
Una de las hipótesis gira en torno a que este lunes, alrededor de las seis de la tarde, vecinos de la zona escucharon una fuerte discusión a la que le siguieron al menos tres disparos de arma de fuego. Cuando las personas salieron a la calle, encontraron a una mujer y a un joven muertos en la el asfalto. La oficial tenía un disparo en la cabeza y el agente al menos dos balazos en el cuerpo.

Según fuentes policiales, la oficial ayudante Cinthya Romina Benedetti, de 30 años, y Franco Exequiel Piqueras, personal transitorio, de 25, trabajaban juntos y habrían mantenido una relación un tiempo atrás, pero se habrían separado.

Según la agencia NA, trascendió que la agente en el año 2014 ella había tenido un incidente con otro compañero con quien habría tenido una relación, y que la había denunciado por acoso y amenazas.

En aquel momento la mujer policía le había dicho que se iba a matar delante de él y de toda su familia si es que no retomaban la relación que mantenían. Por ese incidente, la fuerza le retiró el arma y ordenó que se le hicieran pericias psicológicas. La agente pasó los informes psicológicos, tanto de la Policía como de un profesional particular y un tiempo después regresó a su trabajo.