Política
Miércoles 15 de Julio de 2015

Aníbal Fernández calificó de "falaz" el informe de pobreza que realizó la Universidad Católica

Según reportó ayer el Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la UCA, el 28,7% de la población del país está en situación de pobreza, 1,3% por encima de la medición del año anterior.

El jefe de Gabinete, Aníbal Feranández, calificó esta mañana de “falaz” el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) que señaló que existen 12,3 millones de pobres en el país, y sostuvo que se trata de “un número inventado”.
•LEER MÁS: Casi un 30 por ciento de los argentinos es pobre, según un informe de la UCA
“En 2001 teníamos conflictos por todos lados y llegamos a tener saqueos por todos lados. ¿Por qué esas 12,3 millones de personas no se quejan? Es un número inventado”, remarcó Fernández, tras afirmar que no cree “absolutamente nada lo que mide este observagorio de la UCA”.
En declaraciones formuladas en la Casa de Gobierno, Fernández señaló que el índice de Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), que se mide a través de los censos nacionales, “entre 1980 y 2001, son 20 años, se ha reducido en un 35,9 por ciento y entre 2001 y 2010, en diez años la medición se redujo 36,1 por ciento; hemos reducido más en 10 años que en los otros 20 años anteriores”.
El jefe de ministros indicó que el informe de la UCA que marcó en 28,7 por ciento el índice de pobreza se realiza con una “muestra de 5.700 casos que toma la pobreza extrema y que no está ponderado y la mayoría de los casos son telefónicos”.
“¿De dónde sacan ese número, por dios? Dejen de decir barbaridad semejante y mucho menos invocando a la UCA. Es un espanto. Es falaz y no está cerca de la realidad. El cálculo es pésimo”, señaló el jefe de ministros al ser consultado sobre la difusión del informe sobre pobreza.
Fernández señaló que “el Gobierno está redefiniendo” el índice de pobreza para que se adecue al Indice de Precios al Consumidor Nacional y que se convierta en un “índice multidimensional”.

“Es muy difícil amalgamarlo. Hay que llegar a un índice que represente a todos los sectores. Hoy en el mundo ya no se mide más por índices que tomen sólo los niveles de ingreso. Se usan índices multidimensionales que hablan de niveles de ingreso, de acceso a la salud, educación, acceso al empleo, es necesario que se midan todas las variables”, señaló.
Fernández sostuvo que la CEPAL en 2014 indicó que la pobreza en la Argentina es del “7 por ciento” y subrayó que utilizando “un índice multidimensional” determinó que “la caída de la pobreza entre 2005 y 2012 es de un 73 por ciento, la más grande de toda la region”.
“La FAO dice que Argentina extinguió el hambre y prácticamente extinguió la pobreza. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconoce que el país tiene prácticamente 100 por ciento de las personas en condiciones de jubilares con su jubilación y, de acuerdo a las recomendaciones internacionales, con más de diez dólares por día”, subrayó.
También consideró que cuando se mide el “índice de Gini, la diferencia entre el primer y el último decil, la reducción respecto de desigualdades es de más del 20 por ciento”.
Fernández rechazó así el informe “Barómetro de la Deuda Social Argentina difundido por la Universidad Católica para el 2014, que arrojó un incremento de 1,3 puntos porcentuales de la pobreza con relación a 2013”.
Según esa medición, el 28,7% de los argentinos relevados son pobres y dentro de ese total el 6,4% no superan el umbral de indigencia.
Proyectado a la población total de 43 millones de habitantes, representan unos 12,3 millones de pobres, de los cuales 2,7 millones además son indigentes, es decir ni siquiera logra cubrir satisfacer una canasta alimenticia, según ese estudio.
Este deterioro de la situación social se produjo a pesar de que la cantidad de hogares con planes sociales (de transferencias de ingreso, como la Asignación Universal por Hijo, el Procrear, el Plan Trabajar y Argentina Trabaja) aumentó del 20,2% en 2010 al 28,6% en 2014, 8,3 puntos porcentuales, indicó el reporte.
Los datos corresponden a la encuesta realizada en el tercer trimestre de 2014 sobre la base de una canasta básica -marca la pobreza- de $5.717 para una familia tipo, y una alimentaria -que indica el umbral de la indigencia- de $2.735.
El relevamiento fue realizado en unos 5.700 hogares -sobre una población de aproximadamente 14.000 personas- de 25 aglomerados urbanos con más de 80.000 habitantes.
Fuente:La Capital