Política
Sábado 25 de Julio de 2015

Conti: “No es tan difícil saber qué es discriminatorio y qué no”

La diputada nacional se refirió al proyecto que modifica la actual ley antidiscriminación y que insta a las páginas webs a responsabilizarse por los comentarios de sus usuarios. De no hacerlo serían pasibles de multas y hasta penas de cárcel


La diputada nacional Diana Conti es una de las impulsoras del proyecto de ley de promoción de la no discriminación en internet. Dicha iniciativa propone una reforma de la ley que regula los actos discriminatorios, agregando un artículo en el establece que los administradores y dueños de webs, medios on line, redes sociales, y blogs, entre otros, deberán adoptar medidas para evitar comentarios discriminatorios. De no hacerlo serían pasibles de sanciones que van desde multas económicas, hasta pena de cárcel.
En diálogo con Diario UNO, expuso los principales lineamientos de un texto que despierta adhesiones y críticas de distintos sectores. 
—¿Cuál es la fundamentación detrás del proyecto presentado?
—Se trata de un dictamen de la Comisión de Derechos Humanos que tuvo a la vista numerosos proyectos de modificación a la ley antidiscriminatoria que es de 1988, y no es solo referido a internet. En general la mayoría brega por incluir la orientación sexual y la identidad de género como materias pasibles de discriminación que la actual ley no tiene. Con lo cual el dictamen, trata una ley superadora y entre otras cosas en el artículo 21 y en un anexo 2 trata específicamente de internet que es lo que ha generado debate. 
—¿Y cuál es su opinión sobre este debate generado?
—Yo recojo que hay un me opongo porque me opongo, porque en realidad la ley actual tiene todas las sanciones idénticas. Lo prohibido ya está prohibido y el dictamen no innova en esa cuestión, es idéntico a la ley actual. Lo que se le impone a los administradores de sitios digitales es alertar acerca de qué es discriminación y cómo se discrimina y eso está prohibido. Es decir, los usuarios van a recibir una advertencia para que lo recuerden y le exige a los administradores de los sitios tener un canal de comunicación para recibir reclamos por discriminación. Si eso ocurre, el propio portal puede restringir los comentarios discriminatorios. No es censura previa, porque la Corte en fallos ha dicho que el límite de la libertad de expresión es la discriminación. Acá censura no habría, porque primero se verá el comentario.
—Sí, pero cuando los comentarios se vinculan y se publican directamente en una red social asociados a la noticia, es más difícil de controlar.
—Lo que pasa es que no discriminar es una obligación de todos, y todos debemos contribuir al cambio cultural y autorrestringir al enano fachista que llevamos dentro, porque sino nunca vamos a tener una vida sin discriminación.
—Abogados especialistas en derecho informático, ponían de ejemplo los juicios contra buscadores que definieron que estos no son responsables de la información que indexan.
—En este caso tampoco son responsables, lo que se les pide es una comparación en la difusión de la ley antidiscriminatoria, y una tarea de alerta y de recibir reclamos, cuando un colectivo de personas advierta que existen estos comentarios discriminatorios. Hay portales que ya lo advierten y que si el contenido de los comentarios es pornográfico, obsceno o discriminador no lo permiten. El artículo 21 habla de medios de prensa, diarios on line y revistas electrónicas que cuenten con plataformas que admitan contenidos generados por los usuarios que deben, además de las obligaciones precedentes, disponer de una activación automática de una ventana con las condiciones que deben ser aceptadas por el usuario antes de hacer un comentario o subir un contenido, y adoptar las medidas necesarias para evitar la difusión de contenidos discriminatorios. Adepa que emitió un comunicado rechazando dice que el aspecto más polémico es la imposición de que los medios on line adopten estas medidas, pero no dice por qué es polémico. 
—Ahora, todo contenido discriminatorio debe ser interpretado como tal.
—Todos sabemos lo que es discriminar. Todos sabemos que tenemos naturalizados términos que son discriminatorios, pero que deberíamos hacer un ejercicio cultural de rechazarlos. No es tan difícil saber qué es discriminatorio y que no.
—En el caso de una publicación humorística este límite puede ser realmente fino.
—No, porque discriminar es cuando es con odio racial, religioso, por identidad de género, cuando es exprofeso, entonces cuando se habla de humor artístico tiene que ser muy groso para ser considerado discriminatorio. Ya la ley actual reprime con tres años de prisión a quién por cualquier medio, aliente o inicie a la persecución o el odio contra una persona o grupo por su raza, religión, nacionalidad u opiniones políticas.
—¿Cuál es la actualidad de este proyecto y cuando podría aprobarse?
—El dictamen lo tiene la Comisión de Penal y luego pasará a la de Justicia. Creo que el proyecto se va a tratar, pero no hay una urgencia de fecha, ni tampoco de cerrar el debate, pero es un tema en el que hay mucho acuerdo y mucho impulso de la comunidad gay, lésbica, y trans, fundamentalmente. Ellos hace 10 años que vienen pidiendo que la orientación sexual y la identidad de género sea incluida dentro de la ley antidiscriminatoria y hasta ahora no lo lograron y con este dictamen se lograría. El Inadi también apoya, y en general, nadie ve la alerta que se generó.

Coqui Toum 
jorge.toum@uno.com.ar