Política
Domingo 10 de Abril de 2016

Corral sostuvo que "La corrupción kirchnerista debe terminar con condenas"

El intendente de Santa Fe y actual presidente de la Unión Cívica Radical aseguró que la provincia fue muy discriminada en los últimos años y "no recibió un peso" para viviendas.

Nadie sale convertido en un revolucionario dispuesto a asaltar el Palacio de Invierno o la Bastilla después de hablar con el radical José Corral. Ni siquiera si el hombre preside hoy uno de los dos partidos políticos más importantes del país habiendo sido en primer intendente en llegar a esa poltrona tan encumbrada. La sensación más inmediata que se impone luego de entrevistar al intendente santafesino es que sabe lo que quiere, aunque no lo diga. Aunque eso torne indispensable el escalón de una Gobernación para cual, si fuera necesario, armaría una estructura partidaria ajena que lo impulse y le evite romper los frentes que hoy lo tironean porque se ha convertido en figura con votos propios: Cambiemos a nivel nacional o el Frente Progresista, que en la provincia lo emparenta políticamente con los socialistas.

   —Siendo presidente nacional de la UCR, ¿usted conduce y decide en la relación con Macri o eso lo sigue haciendo Sanz en las sombras?

   —Tengo reuniones periódicas representando a mi partido con el jefe de Gabinete, Marcos Peña; con Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, junto con los presidentes de bloques legislativos para evaluar la marcha del gobierno y hacer llegar la mirada del radicalismo.

  —¿Qué es o cuál es esa mirada?

   —Es la mirada del interior del país. Digamos en los subsidios del transporte, respecto de la necesidad de que haga justicia en cuanto a que todos los argentinos estamos haciendo un gran esfuerzo para levantar la hipoteca que dejó el kirchnerismo. La UCR cree necesario que eso debe ir acompañado de sanciones, y no sólo de prisión, para los que hayan robado, sino que se los obligue a devolver el dinero. Le hemos planteado al gobierno que tiene que haber equidad para que el esfuerzo que se nos imponga sea acorde a las capacidades de cada población. También pretendo ayudar a Santa Fe en esta gestión.

   —¿Cómo y en qué la ayuda?

   —La provincia fue muy discriminada en los últimos años y en las que se han dicho las peores cosas —el kirchnerismo estigmatizó al socialismo diciendo que es un partido vinculado al narcotráfico— y no nos dieron un peso para viviendas. Espero que mis gestiones ayuden a que no sea discriminada más.

   —¿Qué piensa de los socialistas que dijeron que votarían al candidato K o critican a Macri?

   —Nada. No es una pregunta que deba responder yo. El gobernador (Miguel) Lifschiz, me consta, está complacido por la recepción que tiene en el presidente, con quien en tan poco tiempo se reunió muchas veces y del nivel de repuestas del gobierno. Es muy estimulante haber contribuido a que el trato cambiara.

   —¿Con Macri no se reúne?

   —Sí. Acabamos de estar juntos en la reunión de más de 400 intendentes radicales de todo el país que presidimos juntos. Ernesto Sanz, además de amigo mío, es una persona de consulta del comité nacional y de Macri. Somos varias las personas que llevamos adelante la conducción del radicalismo. Los santafesinos me conocen y saben que mi herramienta primera y última para hacer política es el diálogo, y eso es lo que va a sobrar en Cambiemos y en mi partido mientras yo sea el presidente.

   —¿Usted le pidió a Macri que los funcionarios investigados vayan presos si es lo que corresponde?

   —Así es. Lo dije con estas palabras: “La borrachera de corrupción que significó el kirchenirsmo para el país debe terminar con condenas”. El pueblo nos dice que está dispuesto a hacer el esfuerzo para sincerar la economía, que las tarifas tengan el valor que tienen que tener para que no haya inflación ni déficit fiscal, pero eso tiene que estar acompañado de las sanciones que por ley correspondan a quienes robaron. Y por un esfuerzo parerejo. Por eso celebramos que haya más subsidio al transporte del interior y menos para el área metropolitana.

   —De qué equidad me habla si allá costaba 3 y pasó a 6 pero en Rosario costaba 6 e iría a más de 9.

   —Hay que seguir mejorando la equidad. En todo el país pero más en Santa Fe, a donde no venía nada, obras, planes, nada, y las autoridades provinciales ni siquiera eran atendidas. Nosotros estamos facilitando ese vínculo de la provincia con la Nación acompañando al gobernador Lifschitz en ello.

   —O sea que usted le pide al presidente que Cristina Kirchner (imputada por lavado) vaya presa.

   —Eso lo tiene que decir la Justicia. Macri ha dicho que son poderes diferentes y hay que acostumbrarse al juego de la instituciones, pero por supuesto que quien tiene que rendir cuentas debe hacerlo frente a la Justicia sin privilegios. Algo que debemos aprender para siempre los argentinos es que por encima de todos, esta la ley. Nuestro partido está haciendo este aporte.

   —¿Qué aporte?

   —La UCR es el partido de la institucionalidad y la república y busca que esta transición sea recordada como la que puso la legalidad en el centro de la vida política y social de la Argentina. Así como hubo un nunca más a la represión, tiene que haber un nunca más para la corrupción en la Argentina.

   —¿Es verdad, como dicen algunos, que en el gobierno no quieren avanzar para detener a Cristina?

   —La ex presidenta ya está imputada, así que eso responde a la pregunta. Probablemente algunos asesores de comunicación digan al presidente que conviene no tratar estas cosas, pero Macri fue claro en que hay que ponerle fin a la impunidad en la Argentina.

   —¿Qué dice de la aparición de Macri en los Panamá Papers?

   —El ha dado las explicaciones, y para nosotros son suficientes.

   —En términos políticos, ¿eso no amerita ninguna valoración?

   —Primero celebramos la transparencia. Está muy bien que los periodistas sean agudos y haya incluso normas nuevas respecto de las declaraciones juradas de los funcionarios. El problema de las declaraciones juradas no es lo que aparece en los papales sino lo que no está en ellos. Por eso, hay que discutir el financiamiento de los partidos y mecanismos para que los intereses privados de los dirigentes no colisionen con su función pública. Es un tema de primera línea si queremos que esta etapa sea recordada por haber dejado atrás la corrupción y que afectó al primer nivel. Estamos hablado de dos presidentes (Cristina y Macri imputados y antes Menem, que fue preso) y sus socios, de dinero que se contaba en un lugar llamado sugestivamente La Rosadita.

   —¿A usted, como presidente de la UCR, Macri le mostró las pruebas de la inocencia que aduce?

   —No es necesario porque la propia doctora (Elisa) Carrió, que es tan celosa y como integrante de Cambiemos, se ha ocupado de ello.

   —¿El presidente tendría que haber dado explicaciones a la Nación, como le reclama Antonio Bonfatti?

   —El ha dado explicaciones, que para nosotros son suficientes.

   —¿Los radicales están conformes con la marcha del gobierno?

   —Sí. La situación que se heredó es muy crítica. Más de lo que se ha dicho, se lo aseguro. Se han hecho extraordinarios avances en poco tiempo. Se tomaron medidas que son difíciles pero de las que confiamos en ir saliendo en los próximos meses.
Fuente: La Capital