Política
Viernes 04 de Diciembre de 2015

Florencio Randazzo y Juan Manuel Urtubey criticaron en duros términos al gobierno

Nueva etapa. El ministro objetó a quienes tuvieron "responsabilidades".

El ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, y el gobernador salteño, Juan Manuel Urtubey, criticaron en duros términos al gobierno nacional, en medio de la transición y tras la derrota electoral.

Randazzo afirmó que "a muchos dirigentes que tuvieron y tienen responsabilidades, hay que preguntarles qué hicieron" durante su gestión, y resaltó que, en cambio, él pudo generar "cosas palpables y concretas" al frente de esa cartera.

Randazzo, además, dijo que desea "fervientemente" que al presidente electo, Mauricio Macri, "le vaya bien" y que "continúe con las cosas que han sido muy buenas de este gobierno, como por ejemplo la política ferroviaria".

"Si a Macri le va bien, le va a ir bien a todos los argentinos, y lo digo desde un lugar de absoluto desinterés, porque yo voy a cumplir con mi palabra, cuando dije que si no era precandidato a presidente, no iba a aceptar ningún cargo", expresó.

En ese sentido, reiteró que no ocupará "ningún cargo público", pese a que se hizo trascender la posibilidad de alguna propuesta, para el gobierno que asumirá desde el 10 de diciembre. Randazzo, al exaltar su gestión, señaló que "a muchos dirigentes que tuvieron y tienen responsabilidades, hay que preguntarles qué fue lo que hicieron; nosotros podemos decirle al conjunto de los argentinos, qué es lo que hicimos".

"Nosotros hicimos que muchos argentinos puedan ver cosas palpables y concretas", ponderó, sobre su gestión ferroviaria y en la tramitación de documentación.

En esa línea, aseguró que se encuentra "a disposición para que todos estos logros puedan continuar y se puedan profundizar" y deseó que "la gestión de (Guillermo) Dietrich (Transporte) y de Rogelio Frigerio (Interior) sea mejor" que la suya.

A su vez, Urtubey, juzgó "incomprensible" las dificultades en la transición registradas en algunas áreas de gobierno y advirtió que "tratar de complicarle las cosas" a Macri es "no asumir" que el oficialismo "perdió", lo que implica "un problema institucional severo".

En un implícito reproche a la presidenta saliente, Cristina Fernández, y a la falta de acuerdo sobre el lugar dónde se realizará el traspaso del mando, Urtubey alertó: "Quien ha ganado las elecciones tiene todo el derecho del mundo a decir a qué hora quiere asumir o cómo quiere hacerlo".

"Lamento que no se asuma (el resultado del ballottage), me duele que se le falte el respeto al pueblo argentino", aseveró e insistió: "Cuando uno gana, hay otro que pierde y lo que tiene que hacer el que pierde es respetar al que ganó".

El mandatario denunció que "pretender empañar la asunción de un presidente electo por la mayoría de los argentinos por no asumir que uno perdió es bastante más grave que algo de mal gusto: es un problema institucional severo" y consideró esta actitud "incomprensible".

Convencido de que "hay que formar un peronismo superador, competitivo, moderno y abierto", el gobernador admitió que en su partido hay "algunos" que no comprenden este objetivo.

Gils Carbó denunció un intento de golpe institucional

La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, advirtió ayer sobre un supuesto "intento de golpe institucional" contra la autonomía del Ministerio Público y afirmó que "se quieren llevar puesta la estabilidad de todos los fiscales".

Así se expresó la funcionaria durante la reunión anual de fiscales, donde ratificó que no renunciará a su cargo pese a las presiones del próximo gobierno de Mauricio Macri.

"Se quieren llevar puesta la estabilidad de todos los fiscales y a todos los defensores", alertó, y destacó: "Esta procuradora no va a renunciar a su cargo".

Gils Carbó hizo estas declaraciones en su discurso de bienvenida a los 200 fiscales de todos los fueros y jurisdicciones que participan del tradicional encuentro en el que magistrados repasan los puntos principales del trabajo de fiscalías, procuradurías y la propia Procuración.

Macri reiteró en varias oportunidades que intentará apartar a Gils Carbó de su cargo, en el que tiene mandato vitalicio, en tanto y en cuanto la ley del Ministerio Público estipula que es necesario un juicio político para removerla y la coalición Cambiemos no cuenta con la mayoría parlamentaria suficiente para llevar a buen puerto su cometido. El macrismo, en tanto, ya estaría trabajando en un decreto de necesidad y urgencia.

En ese marco, el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni advirtió que Gils Carbó, tiene "las mismas garantías" de permanencia en el cargo que "cualquier ministro" del máximo tribunal.